Super Mario Bros [Análisis]


La princesa Toadstool (conocida en futuros juegos como Peach) ha sido secuestrada por el rey Koopa (Bowser) y el reino Champiñón ha sido puesto patas arriba. Mario y su hermano, Luigi, intentarán rescatar a la princesa y salvar el reinado. Super Mario Bros, la primera aventura de nuestro querido amigo, ¿era tan buena como decían?



PLATAFORMA: Nes/Famicom 
GÉNERO: Plataformas
Nº DE JUGADORES: 1-2
IDIOMA: Inglés (Pal)
LANZAMIENTO: 1985 (JP y US)/1987 (EU)
DESARROLLO: Nintendo
DISPONIBLE EN: Game Boy & Consola virtual
PRECIO: 10€ (solo cartucho); 25-30€ (completo PAL)


Una aventura para cambiar la historia

Nadie o muy pocos sabíamos hasta que punto lo que teníamos en las manos, ese cartucho gris con esa cajita negra, supondría en el mundo del videojuego. En Japón y América lo disfrutaban en septiembre y octubre de 1985 respectivamente, mientras que los europeos nos tuvimos que esperar a mayo de 1987. Y los menos entendidos, por el boca a boca, lo adquiriríamos más tarde ya que sabíamos que si disponíamos de una Nintendo Entertainment System era una compra obligada. Shigeru Miyamoto había creado una joya. No vamos a detenernos en el diseñador japonés como hicimos con Super Mario World, pero sí que vamos a analizar en profundidad esta genial aventura.


Entrando ya en materia de análisis, nada más encender la querida Nes con el cartucho en el interior nos encontrábamos con la pantalla de inicio. Podíamos elegir 1 Player Game o 2 Player Game (juego a dos jugadores, que comentaremos más adelante). Al pulsar “Start” la pantalla nos mostraba “World 1-1”, el primer mundo, la primera fase y no sabíamos lo que nos esperaba…


Teníamos el control de un pequeño personaje con una gorra roja y bigote, bastante bajo, rechoncho, que podía avanzar en los escenarios siempre hacia la derecha y limitado su movimiento si quería retroceder, ya que si se desplazaba demasiado rápido no tenía la posibilidad de volver atrás y solo podía retroceder hasta el lugar donde se podía ver en pantalla. Algo que era una putada si te dejabas algún ítem.


Los ítems que se podían encontrar Mario o Luigi en nuestra aventura eran:

El champiñón: Si lo cogíamos teníamos un mayor tamaño, la posibilidad de romper los bloques con un cabezazo y saltar más lejos al tener una mayor estatura, además de tener un toque más de vida al ser golpeado. Si recibíamos un golpe volvíamos a nuestro estado normal. Coger un champiñón nos aportaba 1000 puntos.

La flor: Podíamos lanzar bolas de fuego y acabar con los enemigos desde la distancia. Mario cambiaba de apariencia y era igual de alto que al coger el champiñón, pero con un traje blanco y rojo. Al igual que el champiñón, nos aportaba 1000 puntos. Para cogerlo teníamos que haber conseguido antes el champiñón, ya que de no ser así, en los bloques donde se encontraba la flor, encontraríamos un champiñón.


La estrella: Mario podía convertirse en invencible durante unos segundos y ganaba una mayor velocidad. El único peligro que podía acabar con nuestro personaje eran los precipicios. Solo tocando a los enemigos eran derrotados. Nos aportaba 1000 puntos y podíamos ser invencibles tanto pequeños como grandes.

La seta verde: Nos daba una vida. Algunas estaban escondidas en bloques ocultos por el escenario o por algún otro tipo de bloque.


Las monedas: Si conseguíamos 100 conseguíamos una nueva vida para nuestro personaje. Cada moneda suponían 200 puntos para nuestra puntuación.


Los bloques con interrogación: Podían esconder ítems como monedas, objetos como el champiñón, la flor, la estrella o la vida.


Los bloques normales: Podían contener monedas, objetos secretos o ningún ítem. Podían golpearse siendo pequeño y destruirse siendo grande.


Los bloques ocultos: No aparecían en el paisaje del escenario pero saltabas sobre el cielo y aparecía un bloque que normalmente contenía una vida o bloques para poder acceder a una zona más alta.


Mario tenía un control muy sencillo. Solo necesitaba ser controlado con el pad direccional y si manteníamos un botón podría correr. Como olvidar el botón de ataque, el cual nos permitía saltar sobre los enemigos y acabar con ellos, golpear bloques o destruirlos. Si corríamos y saltábamos, Mario saltaba más alto o más lejos, según nos interesase. Controlar a Mario no solo era sencillo, sino que respondía el personaje perfectamente al pad de Nintendo.


Enemigos graciosetes del reino Champiñón

Las aventuras de Mario siempre se han caracterizado por la originalidad de sus niveles y sus secretos, pero también por sus enemigos característicos y simpáticos. Nos encontramos con:

Los Goombas. Unas pequeñas setas de color marrón con ojos, que al saltar sobre ellas quedan chafadas en el suelo. Aportaban 100 puntos.  


Los Koopa Troopa. Las tortugas características de la saga que debemos saltar encima para que se escondan en su caparazón y luego tocará rematarlas volviendo a saltar sobre ellas. 200 puntos. También habían tortugas con caparazón rojo y tortugas con alas.


Planta piraña. Son unas plantas carnívoras que salen de las tuberías. La única forma para saber donde pueden aparecer es esperar unos segundos cerca de una tubería y esperar a que aparezcan. Se puede acabar con ellas lanzándoles bolas de fuego, golpeándoles siendo invencible o lanzando un caparazón de tortuga. 


Blooper. Calamares que encontraremos en los niveles acuáticos. Podemos acabar con ellos lanzándoles bolas de fuego. Nos aportan 200 puntos.


Cheep Cheeps. Son unos peces de colores, grises o rojos que nos aportan 200 puntos al ser eliminados con las bolas de fuego. Los encontramos en los niveles marinos al igual que Blooper.


Podoboo. Bola de fuego que encontramos en los escenarios del castillo de Koopa. Debemos esperar a que salga y cuando se esté escondiendo podremos saltar sin problemas.


Lakitu. Va subido en una nube y lanza caparazones con pinchos (Spiny). Para acabar con él debemos subirnos en algún punto alto y saltar sobre su cabeza a cambio de 800 puntos. Aparece al poco tiempo más adelante del escenario si no avanzamos rápido.


Buzzy Beetle. Escarabajos con un caparazón, los cuales solo pueden ser derrotados saltando primero encima de ellos y luego saltando sobre su caparazón enviándolo contra algún acantilado o fuera del escenario.


Bullet Bill. A partir del primer escenario del mundo 5 encontraremos a estos misiles negros lanzados por cañones. 


Hammer Bros. Aparecen en parejas estos hermanos a partir del mundo 7 y lanzándonos martillos. Podemos acabar con ellos saltando sobre ellos, golpeándoles desde abajo con un bloque o lanzándoles bolas de fuego.  


Rey Koopa. Lo encontramos al final de cada castillo sobre un puente con lava en la parte inferior. Nos lanza fuego y según vayamos avanzando, será más difícil ya que el espacio es más limitado, salta o incluso lanza martillos. No debemos ponernos nerviosos y saltar por encima de él para llegar al extremo del puente y coger un hacha que romperá las cadenas del puente y así nuestro enemigo caerá a la lava. Así completaremos el nivel y pasaremos al siguiente mundo.   


Thank you Mario! But our princess is in another castle!

Respecto a los escenarios, Super Mario Bros cuenta con 32 niveles, distribuidos en 8 mundos con cuatro niveles cada uno y en donde siguen un patrón característico. La primera fase de cada mundo suele ser un escenario exterior por el reino Champiñón, luego uno subterráneo u otro parecido al anterior algo más complejo, para pasar a otro de similar temática al primero y terminar en un castillo, el cual, la primera vez que llegamos y nos enfrentamos a Koopa, pensábamos que la aventura estaba próxima a su fin, hasta que nos encontrábamos con el “simpático” Toad.


Sin saber cuántos castillos debíamos recorrer ni los mundos por los cuáles debíamos adentrarnos, tomábamos el reto con nuestro querido fontanero y estábamos deseando terminar un castillo y ver qué peligros nos esperaban en el siguiente mundo. Los escenarios que recorreríamos serían los siguientes: 

Mundo 1. El primer mundo es muy sencillo. Comenzamos en el mundo champiñón acabando con goombas, destruyendo algunos bloques y saltando pequeños acantilados. Luego continuamos en un nivel subterráneo, en donde encontramos muchos ladrillos para destruir y descubrir algún que otro secreto. El tercer nivel nos lleva a las alturas del reino Champiñon, subiéndonos por plataformas y árboles gigantes. El mundo 1 termina en el castillo de Koopa, donde la lava y el fuego serán nuestros mayores quebraderos de cabeza.  



Mundo 2. El segundo mundo sigue siendo sencillo pero aumentan un poco los peligros. En el primer nivel del mundo Champiñón encontramos goombas, tortugas normales y con alas, plantas carnívoras y algún precipicio. El segundo nivel es el primer nivel acuático que nos encontraremos en el juego donde las medusas (Blooper) y los peces (Cheep Cheeps) nos agobiaran durante todo el escenario. El tercer nivel nos incita a correr por unos puentes mientras esquivamos o acabamos con unos peces saltarines. Por último, el castillo de Koopa donde tenemos como novedad determinadas bolas de fuego (Podoboo) que salen de algunos precipicios.



Mundo 3. Este mundo tiene los escenarios muy parecidos entre sí ya que los tres primeros niveles trascurren en el reino Champiñón por la noche. Muy parecido a los anteriores pero con el color de fondo negro, no tan colorido y con los goombas, tortugas de caparazón rojo o verde y plantas carnívoras como amenazas. El tercer nivel transcurre en las alturas del Reino Champiñón y el último, el castillo de Koopa, con los peligros de las bolas de lava y las barras giratorias de fuego.   



Mundo 4. Los escenarios vuelven a ser coloridos. En el primer nivel aparece por primera vez Lakitu, quien nos lanza caparazones de pinchos. Podemos acabar con él e ir más tranquilo por el nivel hasta que aparezca de nuevo o huir, haciendo el nivel algo más complejo y aumentando el reto… y los nervios. El segundo nivel transcurre de nuevo en una zona subterránea con goombas, tortugas, plantas carnívoras y los Buzzy Beetle, por primera vez. El tercer nivel nos traslada a las alturas a un escenario muy visual con setas gigantes y plataformas móviles. Por último, el castillo de Koopa, en donde será la primera vez donde tendremos que calentarnos un poco la cabeza y tendremos que movernos por el nivel tomando un camino determinado para saber encontrarnos con Koopa.



Mundo 5. En los niveles de este mundo comienzan a aparecer los Bullet Bill junto a los Goombas, Koopa Troopa y las plantas carnívoras. Además, en el segundo nivel aparecen los Buzzy Beetle y es muy parecido, pero con una parte acuática si entramos en una tubería determinada. El tercer nivel nos lleva a las alturas del reino Champiñón y por último, el nivel cuarto, al castillo de Koopa.



Mundo 6. Volvemos a escenarios con fondo oscuro y Lakitu incordiando en el primer nivel. El segundo es muy parecido a los anteriores escenarios con los enemigos gombas, escarabajos, tortugas y plantas carnívoras. El tercer nivel nos traslada a las alturas otra vez y por último, el castillo característico de Koopa, que aunque no es muy difícil y es parecido a los anteriores, al final del mismo nos espera Koopa lanzándonos martillos.



Mundo 7. La cosa se complica realmente ya que en el primer nivel los Bullet Bill nos atosigan por todo el escenario, junto a las plantas carnívoras, tortugas, escarabajos… y aparecen por primera vez los molestos hermanos Hammer. El segundo nivel nos llega a un escenario acuático infectado de peces y calamares. En el siguiente no nos libramos de los peces ya que nos atacarán mientras avanzamos por los puentes esquivando y eliminando tortugas. Por último, el castillo de Koopa, en donde estaremos ante otro escenario-laberinto en busca de la salida correcta y con el boss final lanzándonos martillos.



Mundo 8. Llegamos al último mundo. En el primer nivel radica la dificultad en la precisión de algunos saltos ya que los enemigos no suponen ningún problema. En el segundo nivel Lakitu, escarabajos, tortugas, saltos… incluso varias Bullet Bill incordiando. La penúltima pantalla nos va metiendo en materia y parece que según avanzamos nos estamos acercando al castillo definitivo por el decorado, los Bullet Bill, los Hammer Bros, tortugas, plantas carnívoras… y por supuestos, los saltos. Por último, el castillo de Koopa y otro laberinto más largo que todos los anteriores. Una vez logres llegar al final, podrás luchar contra el malo de la aventura y rescatar a nuestra querida princesa.



Tras analizar los niveles, vemos que existe muy poquita variedad en los mismos y que son muy parecidos entre sí, siendo siempre el primer escenario de cada mundo el exterior del Reino Champiñón y el último, un castillo. Luego son muy similares o pueden transcurrir en las alturas del reino champiñón, en zonas subterráneas o sumergirnos en escenarios acuáticos. Son bastante simples, pero su colorido hace que sean agradables a la vista y den ganas de jugarlos, siempre acompañados de su excelente control.


Otro aspecto que no podemos olvidar de los escenarios es el tiempo que teníamos para completarlos y aunque normalmente disponíamos de tiempo suficiente, movernos por los escenarios demasiado relajado podía suponer un problema al ver cuando el contador de “Time” se ponía por debajo de 100 segundos y la música se aceleraba obligándonos a movernos más rápido.


Bloques secretos, tuberías, atajos y Warp Zones

Super Mario Bros se caracterizó por una cantidad de secretos y atajos para avanzar durante la aventura. Durante nuestra travesía nos encontramos con multitud de tuberías en las cuales podemos entrar con nuestro personaje y llegar a pequeñas localizaciones subterráneas con monedas para aumentar nuestra puntuación o a zonas acuáticas. Además, al salir de ella, nos situaremos en un lugar del escenario mucho más avanzado. 


Otra característica a destacar de Super Mario Bros era la cantidad de vidas e ítems ocultos que podíamos encontrar, siendo algunos bastante difíciles de conseguir si no fuese porque habíamos visto algún amigo en su día viendo como conseguía esa vida oculta en un bloque invisible o ese tallo de planta que escala hacia el techo y nos llevaba a una Warp Zone. 


Las Warp zones eran tres zonas en los cuales podemos elegir el mundo que queramos, entrando en su tubería correspondiente y que eran una gozada en su momento ya que nos permitían superar ese escenario que se nos resistía sin necesidad de jugarlo, por ahorrar alguna vida o tiempo. Por ello, más de un jugador hemos sido más hábiles en los mundos más adelantados como el mundo 4 y el mundo 8 que otros anteriores.


Hoy en día los amantes de lo retro lo vemos como pequeñas trampas y le quitan la esencia a la aventura, pero en su momento, todos deseábamos completar los juegos lo más rápido posible y tomar estos atajos era algo habitual. Además de estas zonas, existen múltiples bloques secretos para conseguir alguna vida o monedas.


Un notable apartado técnico

Como ya hemos comentado, Super Mario Bros cuenta con unos coloridos escenarios, algo simplones, aunque bastantes atractivos. Lo malo es que aunque sean muchos niveles, hay bastantes que pecan de repetitivos y se diferencian por la cantidad y dificultad de enemigos. El control del personaje ya comentamos que responde de forma sobresaliente hasta en los saltos más difíciles, de ahí que Mario ganase bastantes puntos respecto a su jugabilidad. Y como olvidarnos de esa melodía que consiguió que a Mario Bros lo conozcan hasta gente que no lo había jugado, esa primer melodía “Overworld” de Koji Kondo.


Junto a la gran “Overword”, habían otras tres melodías que podíamos escuchar durante la aventura según el tipo de escenario en el cual Mario se encontraba. Una melodía para los escenarios subterráneos, otra para el castillo del Rey Koopa y una última para los escenarios acuáticos. Si quieres puedes escucharlas en nuestro apartado de Soundtracks. Te recomendamos que las reproduzcas en otra ventana abierta y continúes leyendo nuestro análisis con esas melodías de fondo. Una gozada.


El sonido del juego es también muy recordado por todos nosotros. Cuando cogíamos un ítem, cuando derrotábamos a un enemigo, el romper un bloque, cuando saltábamos sobre la bandera para terminar un nivel… y cómo olvidarnos cuando moríamos. Todos los sonidos, a pesar de su simpleza, fueron y nos siguen resultando una pasada, pero sobre todo, por todo el apartado técnico que le rodeaba: escenarios coloridos, la música, el control del personaje y su alta jugabilidad… y además de todo esto, el modo de dos jugadores.



El modo de dos jugadores sería una buena forma para viciarnos con un amigo y ver quien llegaba más lejos en la aventura y conseguía más puntos. La partida era de modo alterna, es decir, primero jugaba un jugador con Mario y cuando completaba el escenario o moría, jugaba el otro jugador con Luigi. En este Super Mario Bros, Luigi era de aspecto exactamente igual que Mario, cambiando solo el color de su traje y con los mismos movimientos. 



La duración del juego es un aspecto que no podemos evaluar negativamente debido a su altísima rejugabilidad. Los más habilidosos podrán completar la aventura en unos 10 minutos de media tomando las Warp Zones, pero completar los 32 niveles de principio a fin, aumentan la duración rondando la hora y siendo una experiencia que recomendamos. Además, al completar la aventura podremos repetir los escenarios con una mayor dificultad ya que aparecen enemigos más duros antes y los saltos son más limitados. Un reto mayor para los auténticos jugones.



Es evidente que con todo lo comentado con anterioridad no podemos negar que estamos ante una aventura muy divertida, no solo en su día, sino que también jugándola ahora. Visualmente a los más jóvenes del lugar puede que no les atraiga su aspecto, pero estamos ante un juego que merece la pena ser jugado, fue todo un bombazo en su día y porque a pesar de los años, sigue siendo muy divertido.



El comienzo...

Super Mario Bros es considerado como uno de los mejores juegos de la historia y ha tenido múltiples aventuras, incluyendo otros géneros como la velocidad, el rpg, la lucha… El cartucho que nos ocupa, es uno de los juegos más vendidos de la historia y el número uno de la franquicia respecto a ventas, colocando más de 40 millones de cartuchos en el mercado (40,24 millones), casi doblando al genial Super Mario World de Super Nintendo (20,61 millones).



El juego de la saga de Mario más cercano próximo a ventas es New Super Mario Bros de NDS y Wii, estando cercano a los 30 millones, pero sigue sin llegar a las cifras del genial cartucho de Nes.  Esas ventas tan elevadas actualmente no nos deberían extrañar ya que la NDS y la Wii son dos consolas de las más vendidas de la historia, pero Super Mario Bros de Nintendo, fue algo especial en todos los sentidos y supuso el comienzo de las aventuras de Mario Bros en el mundo plataformero.

 

Existen geniales juegos de plataformas con Mario como protagonista y grandes éxitos como Super Mario Bros 3 para Nes, otro juego considerado de los mejores de la historia, Super Mario 64 de N64, Super Mario Land de game Boy, Super Mario Galaxy de Wii… todos ellos auténticos juegazos y con ventas superiores a los 10 millones. Mario siempre ha sido sinónimo de calidad y de éxito asegurado en ventas y en crítica.


Pero las aventuras de Mario no solo están en el mundo de las plataformas, ya que Mario ha protagonizado diferentes géneros como comentamos con anterioridad y que son otros éxitos asegurados. Pero además, personajes secundarios como Toad, Wario, Yoshi o Luigi han protagonizado aventuras en solitario y teniendo una crítica bastante positiva.

Hasta aquí hemos comentado un poco las múltiples aventuras que han salido y siguen saliendo en el mercado, pero volviendo al cartucho que nos ocupa, recordar que Mario apareció por primera vez intentando rescatar a una princesa, Pauline, en la aventura Donkey Kong de recreativas y posteriormente de Nes, aunque sería conocido como Jumpman. A pesar de ser un juego que cosechó bastante éxito y fue muy adictivo, incluso hoy en día, no se puede comparar al genial Super Mario Bros.



A día de hoy…

No vamos a decir nada nuevo que no hayamos dicho hasta ahora. Para la gente joven y adolescente puede resultarles algo tosco, no muy atractivo visualmente y más si lo comparamos con el New Super Mario Bros o los juegos como Mario Galaxy, pero es un juego que merece mucho la pena por escenarios, música, control del personaje, diversión… es pura historia en el mundo de los videojuegos.


 

El juego es bastante sencillo de conseguir por diferentes medios. De forma original en Nes se puede conseguir solo el cartucho rondando unos 10€ y completo según el estado por unos 30€. También en un pack junto al Duck Hunt siendo algo más barato o en el genial Super Mario All Stars de Super Nintendo, que ronda los 10€ el cartucho, en donde se encontraba una recopilación de todas las aventuras de Super Mario Bros de Nes e incluso el Super Mario Bros The Lost Levels, una aventura de Mario Bros mucho más compleja y difícil. Un cartucho que por calidad y precio es altamente recomendable. 

Además la aventura se puede conseguir para GBA o en descarga digital (500 wii points), rondando un precio bastante asequible por lo que jugar a la aventura de Mario no será una tarea difícil y es algo que como jugón deberás probar una vez en la vida.

Conclusión

Super Mario es para muchos uno de los personajes o el personaje más influyente en la historia de los videojuegos y considerado por la crítica como el mejor juego de la franquicia aunque otros jugones piensen que sus aventuras en Super Mario Bros 3, Mario 64 o Mario Galaxy sean mejores. Lo que tenemos muy claro es que es una aventura que debes probar y disfrutar ya que Super Mario Bros fue, ha sido y será historia viva en este mundillo.



Volver a ANÁLISIS/REVIEWS
NES/FAMICOM 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Publicar un comentario