Bart VS the Space Mutants [Análisis]


Bart está en casa tranquilamente junto a la familia Simpson cuando por la ventana se ve como aterriza una nave extraterrestre. Bart decide investigar y escucha una conversación entre Aliens. ¡Pretenden conquistar el planeta tomando como esclavos a los humanos! Estos aliens se camuflan entre los ciudadanos, pero por suerte, Bart cuenta con unas gafas de rayos X que le permite diferenciarlos. Amigos extraterrestres... os habéis equivocado de enemigo. 





PLATAFORMA: Nes/ Famicom
GÉNERO: Plataformas
Nº DE JUGADORES: 1
IDIOMA: Inglés (T)
LANZAMIENTO: 1991
DISPONIBLE EN: Game Gear, Master System, Mega Drive, Amiga, Amstram CPC, ZX Spectrum, Atari ST, C64.
PRECIO: 10€.


Caminando por Springfield

Al principio del juego comienza nuestra primera misión: pintar todos los objetos lilas posibles para desbaratar la creación de un arma que quieren fabricar los aliens para su conquista del mundo. Sin mucho sentido que digamos, pero nos ponemos manos a la obra.


Nuestro primer escenario en esta aventura será Springfield, cómo no podía ser de otra manera. Observamos un escenario bastante colorido y que según vayamos avanzando nos encontraremos bastantes lugares característicos de la serie como el bar de Moe, el colegio de Springfield, la estatua de Jerebiah Springfield, el asilo de la tercera edad… En este primer escenario los diseñadores del juego se lo curraron, pero no ocurrirá igual en el resto de escenarios como comentaremos más adelante.


Nada más empezar vemos una cara de Krusty (equivale a una vida) y un espray un poco más adelante, que tras subirnos a la ventana del bar de Moe podemos alcanzarla. Ahora comienza la misión de pintar todo lo que encontremos de lila: papeleras, maceteros, carteles de películas, toldos… Puede parecer fácil pero no es así ya que tendrás que jugar muchas veces para averiguar que hay puertas por las que puedes pasar, objetos determinados que son imprescindibles para poder avanzar como comprar una llave inglesa para utilizarla en una tubería o utilizar un cohete en un punto exacto para que la parábola del recorrido explote justo en el objeto que queremos…


Estos son los objetos que nos encontraremos a lo largo de nuestra aventura:


Junto a los objetos, podemos decir que Bart no está solo en su aventura, ya que si saltamos en la cabeza de los aliens que detectemos con nuestras gafas de rayos X conseguiremos una letra del nombre de uno de los personajes de la familia Simpson. Si completamos la palabra nos aparecerá al final del escenario para ayudarnos a combatir el boss final del nivel, el cual puede ser el actor secundario Bob, el psicólogo Monroe, Nelson… En comparación con la dificultad de los niveles, no son muy difíciles.


Bart… no me hagas las cosas más difíciles de lo que ya son

Controlar a Bart puede parecer fácil ya que cuenta con un botón para el salto y otro para utilizar un objeto, pero incomprensiblemente el botón de correr es el de saltar si lo mantienes pulsado, por lo que no se podrá correr y saltar, sino saltar pulsando los dos botones a la vez para hacer un salto más grande. Con el botón SELECT vas cambiando el objeto que tienes en el inventario y con el botón START lo utilizas, aunque a veces hay que darle después al botón de acción después del START como para lanzar un cohete. Podemos concluir que el control es bastante malo y le añade más dificultad si cabe al cartucho. Por cierto, el juego se pausa pulsando START + SELECT…


Si unida a la dificultad del control del personaje le añadimos los continuos saltos milimétricos que debemos realizar (incluso lo más alto posible sin tomar carrera), esquivar numerosos enemigos, jefes finales al acabar los cuatro primeros niveles, jefes durante niveles como dinosaurios, momias, Skinner, etc. hacemos de este cartucho un juego casi imposible. Además tenemos sólo dos toques o un tiempecito que si no te matan, seguramente se pondrá a cero y costará una vida… y olvídate de los CONTINUES queridos o “pasword” para empezar por el nivel que te quedes, NO existen. Bart VS The Space Mutants es un juego muy muy difícil y que sin práctica y muchas horas detrás no dominarás todos los saltos ni secretos que hay en cada escenario, muchos de ellos, imprescindibles para avanzar.


Puzles, saltos milimétricos, esquivar enemigos…

Si es la primera vez que juegas ten mucha paciencia ya que te quedarás atascado una y otra vez. Averiguar qué cantidad necesitas de un determinado objeto, saber qué objeto utilizar para convertir uno lila a otro color, utilizar en el lugar exacto un cohete, el número secreto de una puerta, saltar varias veces a un cristal para sacar su contenido del interior, pisar el césped para que te aparezca un policía de lila… son cosas y situaciones que si no juegas varias veces no las podrás averiguar. ¡A quién se le puede ocurrir usar un silbato en un asilo para que salga un anciano y te tire monedas por no decir la situación de tirar una bomba a un escaparate para que se vaya el pájaro de una jaula volando!


Si unido a la dificultad a la hora de avanzar esquivando enemigos y saltando por las plataformas, le añadimos el querido control y los puzles, hacemos de este cartucho un juego que pierde en jugabilidad, por mucha duración que nos aporte sus cinco largos y difíciles niveles.


Cinco niveles para disfrutar… o para sufrirlos

Unido al primer nivel, donde Springfield está bastante bien recreado y donde observamos lugares característicos de la serie, no ocurre lo mismo con el resto de escenarios ya que el resto de escenarios son algo repetitivos o carentes de esa magia que goza el primer nivel.


El segundo escenario del juego consiste en recorrer unos grandes almacenes recogiendo sombreros… no has leído mal, sí, sombreros, de esos para la cabeza, para que nuestros amigos aliens no se monten una tienda de ro… perdón, intenten conquistar el mundo. Además de coger ropa, esquivar enemigos y realizar saltos milimétricos no escasearán y te dejarás más de una vida por el camino. En este escenario podrás completar la letra de Marge y nos ayudará a combatir el boss del nivel tirando sus maletas hacia abajo evitando que nos las tire a nosotros.


El tercer escenario es el parque de atracciones de Krusty y si tenemos en cuenta que hay zonas como la casa de la diversión donde sale pica y rasca en el decorado, una atracción de Krusty, Bob de enemigo final… es otro de los escenarios junto a Springfield que se salva de la quema aunque habrá veces donde te darán ganas de apagar la consola con los payasos que ruedan por el suelo o los que van en globo cuando caen de éste. Aquí toca recoger globos para “salvar el mundo” y podremos coger un tirachinas como arma. Al final del nivel nos esperará Bob, el cual no es muy difícil, pero si tenemos a Lisa será más fácil acabar con él.


El cuarto escenario es el museo de Springfield. No es muy repetitivo ya que alterna zonas interiores donde debemos esquivar rayos láser y enemigos, junto exteriores como la selva, zonas egipcias, zonas prehistóricas… Además, en cada zona exterior encontramos jefes como una planta carnívora, una momia o un dinosaurio. Al final del nivel nos espera el psicólogo Monroe y Homer si has recogido las letras para ayudarte. Es un escenario variado, pero se hace desesperantemente largo y los saltos son bastante difíciles. En este escenario hay que recoger los carteles de “salida”. La máquina que se quieren montar los extraterrestres promete…


Por último, el escenario que puede que no llegues a ver, la central nuclear de Springfield. Un laberinto de 5 plantas donde coger tubos radiactivos, esquivar enemigos y saltar en el momento justo son imprescindibles. Hay que ir cogiendo tubos y cuando tengas cuatro tendrás que llevarlos al generador de la planta baja y sigue la búsqueda. Hay que conocer muy bien los caminos para saber qué zonas quedan por explorar.


En definitiva, nos encontramos con cinco escenarios que van de más a menos, uno muy bueno que es Springfield, muy bien detallado y colorido, otro que se salva como el de Krustyland, pero el resto son muy sosos, aburridos, repetitivos y desesperantes. Son largos y normalmente te llevarán 10 minutos de media completarlos si eres rápido y hábil, ya que si no es así te llevarán horas o hasta que te quedes sin vidas. Por lo tanto podemos decir que el juego no es muy largo, pero se nos puede hacer eterno ya que siempre será difícil avanzar y tendremos que empezar muchísimas partidas desde cero para poder continuar un poco más. 


Al menos los personajes no están mal recreados, excepto Moe ya que se dice que el personaje que sale del bar de Moe cuando llamas por teléfono se dice que es él, aunque no se parece en nada. Aunque no sean gran cosa podemos reconocer a cada uno de ellos.


Un aspecto bastante positivo es que en Bart VS The Space Mutants cuenta con situaciones características de la serie de televisión como llamar a Moe por teléfono, la famosa frase “Eat my shorts!” (frase característica en la serie americana, en España sería “multiplícate por cero”) de Bart, Homer aparece si coges un dónut, encontrarse lugares y personajes característicos de Springfield, ir en monopatín… todo ello hace que refleje perfectamente la esencia de la serie a pesar de todos los inconveniente que ya hemos comentado.


¡Es la música de la serie! Verás dentro de 20 minutos…

Tras hablar de los gráficos, la dificultad y controles excesivos, toca hablar del aspecto sonoro, y ver algo que puede parecer positivo como tener la melodía de la serie, puede convertirse en una piedra cuando llevas escuchándolo 15 minutos seguidos. Por suerte, cuando pasas de nivel te cambia la melodía a una nueva, que como tardes mucho en pasarte el nivel será una nueva piedra. Pero imagínate que eres un “hacha” del mando y te lo pasas en 20 minutos y tocará una nueva melodía… pero no es así, vuelve la del primer escenario y es que el juego “Bart The Space Mutants” cuenta con dos melodías para todo el juego: la melodía de la serie de los Simpsons que es utilizada para los escenarios impares o lo que es lo mismo, los que son sacados de la serie oficialmente; y otra que intenta ser cañera, pero se nos queda corta, para los escenarios del museo y los grandes almacenes.


Los sonidos están bastante bien, aunque “Eat my shorts!” de Bart cansa oírlo cuando mueres infinidad de veces, los sonidos de las bombas y los cohetes cuando explotan están bastante bien recreadas a la vez que representadas visualmente, el sonido del espray… en resumen, nos encontramos con un sonido bueno y una música muy repetitiva que hace que nos desesperemos más si cabe.

A Día de hoy…

Bart vs The Space Mutants es un juego que pudo haber sido grande, pero se quedó en el camino. Tuvo positivas ventas pero críticas dispares. Algunas tildaron al juego de muy bueno y fiel a la serie, aunque seguramente no lo jugarían entero. Otras decían algo que no es nuevo para nosotros, su excesiva dificultad y su infumable control, cosa que resta mucha jugabilidad. Sin ir más lejos, cuando el cartucho llegó a mis manos, recuerdo que siempre llegaba al final de la primera pantalla pero nunca aparecía el boss final debido a que no tenía todos los objetos lilas mínimos pintados. Tenía 6 años y si el juego era prácticamente imposible, imagínate para un niño de esa edad. Es curioso saber que una de las pocas revistas que aún continúa en el mercado, saliese en su primer número en portada con este Bart VS The Space Mutants, aprovechando el tirón de la serie. Al siguiente número le daban un 85 y decían que era más que recomendable. Esa crítica podéis leerla en la Ficha de la entrada. 


Los Simpsons es una serie que todo el mundo conoce y aunque ellos no crezcan, mejoran en imagen y calidad pero no en frescura. Quizás es lo que le ha ido pasando a los juegos de la serie, que a pesar de tener mejores gráficos con los años, el mejor juego que ha salido hasta la fecha es el arcade beat'em up de las recreativas que salió por los años 90.


El juego está considerado como “Abandonware” y la versión de PC se puede descargar si navegas por Internet sin problemas, e incluso lo encontraras en webs para jugarlo en flash, por lo que jugarlo no es algo imposible, lo difícil está en pasárselo. Conseguirlo en formato físico será más difícil, al igual que para el resto de plataformas, pero nosotros nos decantaríamos por la primera opción. Si buscas el juego en formato cartucho rondará los 10€ y completo no debe valer más de unos 20-25€. Además, existen múltiples conversiones para diferentes plataformas como Mega Drive, Master System, Game Gear, Amiga, Amstram CPC, ZX Spectrum, Atari ST y C64. Algunas de las versiones de consolas y ordenadores de 16 bits, lucen mejor gráficamente, pero también son algo más caras. 

Versión de Mega Drive
Conclusiones

Nos encontramos ante el primer juego de Bart en consolas y aunque al principio parece que puede ser un juego grande al ver el escenario de Springfield y numerosos detalles de la serie, vemos que el control nos dificulta las cosas. Además, averiguar qué hacer en un juego de plataformas, no poder matar enemigos excepto los que vemos por gafas de rayos x, sonido repetitivo y sobre todo la excesiva dificultad son cosas que le restan puntos a la hora de jugarlo. A pesar de los aspectos negativos, te recomendaríamos que te armes de paciencia y lo pruebes ya que jugar en Springfield o Krustyland hace que pueda resultarte entretenido el cartucho. 


Volver a ANÁLISIS/REVIEWS NES/FAMICOM

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Publicar un comentario