Dragon Ball Z Super Butoden [Análisis]



Goku debutó en Europa, concretamente en Francia y España cuando existía el Boom otaku por Dragon Ball a principios de los 90. A finales de 1993, concretamente un 30 de Noviembre, aparecería al fin un juego de lucha de nuestros personajes favoritos en la consola de Super Nintendo y el hype se disparó tanto que incluso muchos jugones lo conseguirían por importación japonesa aunque costase 15.000 pesetas la gracia. ¿Merecería la pena el debut de Goku en un juego de lucha? Pues vamos a verlo.  



PLATAFORMA: Super Nintendo/Super Famicom
GÉNERO: Lucha
Nº DE JUGADORES: 1-2
IDIOMA: Francés (Pal)
LANZAMIENTO: 1993
DESARROLLO: TOSE Software/ Bandai
DISPONIBLE EN: Solo en Super Nintendo/Super Famicom
PRECIO: 20-25€ (solo cartucho); 50-60€ (completo PAL); 10€ (completo JP)


Dos grandes sagas de éxito y el origen de un cartucho

Primero vamos a situarnos contextualmente. Año 1986 y el lugar, la querida Japón. Nace el anime de Dragon Ball, basada en el manga que nacería dos años antes de la mano del genial Akira Toriyama. La serie comenzaría a pegar con fuerza por aquellos lares y años más tarde llegaría a Europa con un éxito parecido sobre todo por Francia y España. Unos años más tarde aparece Street Fighter II en recreativas por 1991 y pega el pelotazo su conversión a Super Nintendo en 1992 y se convierte en un éxito mundial. Por Europa y más concretamente en España, Street Fighter II nos tenía flipados en Super Nintendo ya que era como jugar a la recreativa en casa.


Las aventuras de Goku también nos tenían enganchados al televisor y existía una gran gokumania en el país con posters que regalaban con las bolsas de patatas, tazos, álbumes de cromos, cómics… y todos adoraban la serie o casi todos (los padres y madres que la tildaron de excesivamente violenta para niños).

Entonces, si unimos una serie que está teniendo un gran éxito y un juegazo con el estilo de Street Fighter II, debería salir algo gordo y así fue. Dragon Ball Z Super Butoden saldría al mercado japonés como un juego de lucha que pretendía ser un bombazo como Street Fighter II por marzo de 1993. Y aquí mirábamos con una grandísima envidia. Por ello, las tiendas de importación se frotaron las manos y empezaron a traer la versión japonesa a España con el adaptador NTSC para la SuperNintendo costando la broma alrededor de 15.000 pesetas por lo bajo. Era Goku y era el juego que todos soñábamos y había que pagarlo.


¿Célula? ¿Quién es Célula?

Dragon Ball Z Super Butoden llegaría unos meses más tarde respecto a Japón, pero no fue una espera demasiado larga en comparación con otros títulos. Uno de los problemas que tuvimos cuando nos llegó la versión del cartucho a nuestras casas es que la trama de las aventuras de Goku iban más avanzada en Japón y estaban en pleno combate contra Célula, mientras que aquí estábamos con la saga de Freezer o con algunos capítulos de relleno, por no hablar de las reposiciones. Así que ver un enemigo con una cola de color verde, Vegeta y Gohan con el pelo rubio luchando contra unos “ciborgs-humanos” o un misterioso personaje que se convertía en super guerrero, sayan o saiyajin (malditas traducciones), que luego sabríamos que es Trunks, era un mega spoiler saiyano nivel 3. Aún así, no nos importaba y deseábamos tener el cartucho en nuestras manos.


El juego es fiel a la trama de Dragon Ball Z en su modo historia, comenzando con el control de Goku, un saiyajin que es enviado cuando era un bebé desde el planeta Vegeta, y el combate en el torneo Tenkaichi contra Piccolo. Luego seguirá las aventuras luchando contra Vegeta y Freezer y por último terminará en la saga de Célula, enfrentándonos contra los androides A-20, A-18, A-16 y Célula un par de veces (forma normal y forma perfecta). Además, tendremos combates entre personajes como el entrenamiento de Goku-Gohan, Vegeta-Trunks en la sala del tiempo. Algo que nos gusta mucho es la posibilidad de elegir luchador antes de enfrentarnos a un rival, según donde se sitúe la trama. Por ejemplo, luchar contra Freezer con Vegeta, Piccolo o Goku, en vez de luchar con un único personaje y si morimos, continuar con otro personaje.


Otro aspecto que nos agrada es que si elevamos la dificultad y vamos eliminando los rivales en un cierto orden con determinados personajes, podremos ver un final alternativo, pero para llegar a ello debes jugar muchísimas horas ya que el juego de Goku es de una dificultad bastante elevada. Antes no nos molestaba tanto y estábamos machando los mandos hasta que lográbamos llegar a Célula en su forma definitiva, además de poder ver a Satán haciendo el ridículo contra Célula.


Combatiendo por la Split-Screen

En el primer cartucho de lucha de la saga Butoden para Super Nintendo podremos controlar los siguientes personajes: Goku y Vegeta tanto en estado normal y super saiyajin, Trunks, Gohan, Piccolo, Freezer, A-16, A-18, A-20 y Célula en su primera fase y Célula perfecto. Son trece en total ya que Goku, Vegeta y Célula son las transformaciones de estos personajes y no se pueden realizar durante los combates, una pena. Todos los personajes no estarán disponibles en el modo versus ni en el modo torneo hasta que los desbloquees en el modo historia o utilices los trucos.


Una cosa que caracterizaría a la saga Butoden y posteriores juegos de la saga es la aparición de la Split-Screen o pantalla dividida, que daba a los escenarios de una gran amplitud y encima la posibilidad de subir al cielo. Todo esto convertía los escenarios en lugares amplios donde combatir, aunque estuviesen algo limitados visualmente, era una gozada alejarnos de los rivales y lanzar un ataque energético. Además, había un radar debajo de las dos barras de energía para saber la distancia entre los personajes, ya que si nos situábamos excesivamente lejos las bolas de Kí normales no llegarían al rival.


Los controles de los personajes son sencillos y responden correctamente ya que con cada botón tienen un movimiento. Botón A para lanzar ataques de ki, otro para puñetazo y otros dos para lanzar bolas energéticas o subir/bajar al/del cielo. Los botones R y L nos permiten desplazarnos rápidamente por los escenarios y lanzar embestidas contra los rivales. Los ataques finales se realizan con movimientos del pad direccional y el botón de ki. No son espectaculares pero en su momento nos encantaban, y las voces originales japonesas de los personajes las acompañan perfectamente. La única pega es la dureza en el control para realizarlos, ya que deben de salir perfectamente los movimientos para que salgan a la primera y si pulsamos ligeramente una diagonal o una dirección no nos saldrá más que una pequeña y molesta ampolla. Era nuestra pequeña lucha fuera de la partida. Además, si se realizan combinaciones de los botones de puñetazo y patada o movimientos del pad direccional se pueden realizar pequeños combos.


Los personajes cuentan con dos barras de vida, una sobre otra. La superior es de color amarillo y según vayamos recibiendo daños se irá llenando de color rojo hasta que luego se vacíe este color, es decir, contamos con dos barras, pero se vacían en un mismo round, no como ocurría en otros juegos de lucha que debemos ganar dos rounds a los rivales. La siguiente barra es la barra de energía que se va llenando poco a poco con el tiempo si no lanzamos muchas magias o si nos cubrimos de ataques físicos rivales puede subir más rápidamente. Hay otra forma de hacer que suba algo más rápido que es subiendo al cielo y pulsando en el pad hacia abajo. Para ello debemos alejarnos del rival e irnos a la esquina del escenario para intentar no ser alcanzado por un ataque. Hay veces que para ganar los combates se convierten en peleas estratégicas en donde debemos huir para recuperar energía y lanzar nuestro dañino ataque o al menos eso pretendíamos ya que según la dificultad del juego puede que nunca toquemos al rival con estos ataques porque se puede cubrir, esquivarlos, absorberlos, como hace A-20, destruirlos mediante una barrera como Célula Perfecto o C18 o devolverlos. Esto también podemos hacerlo nosotros pero debemos realizar una combinación de botones justo cuando la bola de energía se dirija hacia nosotros y así poder esquivarla o repelerla, pero debemos tener energía o recibiremos el ataque. 


Una cosa bastante útil que tiene el juego es que si pulsamos el menú de pausa podemos acceder al menú de opciones para ver los movimientos de los personajes y así ejecutar las diferentes ondas de energía de cada uno. Para facilitaros la tarea aquí dejamos los movimientos de cada uno de ellos. De todos modos, puedes pasarte por nuestra Guía de Dragon Ball Z Super Butoden y aprender todos los movimientos de defensa y de ataque para completar esta gran aventura.


Tres modos de juego, muchas horas de diversión

Dragon Ball Z Super Butoden cuenta con el modo historia, el cual ya hemos comentado y en donde puedes tener el control de los personajes aliados para combatir a Vegeta, Freezer, los androides y Célula, además de algún combate entre aliados a modo de entrenamiento. Una cosa a destacar son las escenas entre combates de los luchadores las cuales nos metían de lleno en la situación. Lo malo es que llegarían a España con los textos en francés, pero siempre eso es mucho mejor que japonés. Buscando en internet puedes hacerte con la rom parcheada al castellano de determinados textos y aunque no esté al 100% es de agradecer el trabajo desinteresado de algunos fans.  


El modo historia cuenta con 4 dificultades que se pueden modificar desde el menú de opciones. Si jugamos en la dificultad fácil, la historia se nos cortará a mitad con una pantalla que pone FIN. Entonces debemos completar la aventura en un nivel ligeramente mayor y siguiendo un orden para continuar la aventura hasta llegar al final. Además, si no lo hacemos con determinado personaje, morimos o derrotamos al rival con otro personaje diferente, no continuará la historia por lo que debemos tener determinada destreza controlando los personajes para avanzar. Además, hay dos finales diferentes según el nivel de dificultad, aunque es muy difícil completar la aventura en el nivel más alto, sobre todo cuando aparece Célula perfecto tras morir. [Ups, spoiler... espera, ¿es que no conoces Dragón Ball?] La dificultad de Célula en nivel difícil es algo que supone todo un reto para los jugones más hábiles y se convierte en una batalla de estrategia en donde deberemos huir y golpear y atacar desde la distancia, rezando con que no nos alcance con un combo o una bola de energía. Es un auténtico desafío.


Los otros modos de juego son el torneo Tenkaichi o de las Artes Marciales en donde podremos jugar hasta 8 jugadores, en combates 1 contra 1. Una auténtica gozada para echar unos piques con los amigos. Además, hay ciertos personajes que podemos poner que sean controlados por la computadora. Jugar en este modo con personajes como Freezer o Célula era algo que nos encantaba ya que en la serie no era posible esa posibilidad y hacía que nuestra diversión se multiplicase.


Por último, tenemos el modo versus o uno contra uno en donde son las típicas partidas de uno lucha contra otro seleccionando el escenario. Además, podemos luchar contra la computadora en este modo y nos puede servir bastante para ir ganando experiencia para que el modo historia nos resulte mucho más asequible.


Apartado técnico

Hoy en día lo podemos jugar y podemos ver que es algo lento, aceptable visualmente, control algo tosco de los personajes al principio y bastante fiel su representación. La música quizás es el aspecto que raya un poco más alto debido a sus pegadizas melodías y el sonido de las voces japonesas durante los combates. Unido a ello, la elevada la dificultad, ya que es descabellada por momentos y nunca tenía tanta razón un modo que se llame difícil, porque realmente lo es.


Pero seríamos muy injustos si decimos todo eso ya que en su momento fue un gran pelotazo, debido al ánime que representa y el tipo de juego que se trata que hacía que compitiese con el mismísimo Street Fighter II como el mejor juego de lucha, aunque Ryu, Ken y compañía eran palabras mayores. Teniendo en cuenta la época en que salió en Europa (finales de 1993) es aspecto visual es notable y los personajes son perfectamente reconocibles y tienen sus golpes, magias y voces características. Los escenarios son algo limitados y no se pueden interactuar con ellos pero son aceptables y la posibilidad de Split-Screen los convertían en gigantescos.


Las melodías de los escenarios son pegadizas y acompañan perfectamente los escenarios. Las melodías de los enfrentamientos contra Vegeta, de Piccolo contra Célula en su primera fase o A-16, combates que nos encantan por poner algunos ejemplos. Acompañado de las voces de los personajes hace que poco a poco nos enganchemos al juego y sin darnos cuenta estemos horas y horas jugando y lo más raro, sin aborrecer las melodías.   



La dificultad del juego es bastante elevada y aunque creamos al principio que todo será lanzar Final Flash o Kamehames para destrozar a los enemigos, nos costará llenar la barra de energía para lanzar los ataques (que a veces son muy molestos ya que no salen a la primera y puede que hayamos bajado nuestra barra de energía lanzando bolas pequeñas de Ki) y sobre todo, que golpee al enemigo. El modo de dificultad normal es un reto, pero en difícil es una auténtica proeza acabar con Célula perfecto si hemos tenido suerte y no nos acorrala.


La duración del juego es bastante aceptable, ya que aunque no exista un plantel de personajes excesivamente largo, el modo historia en sus diferentes dificultades y los modos torneo y versus alargan su vida al cartucho. Para la época no nos íbamos a poner quisquillosos. Además podíamos elegir diferentes luchadores en cada combate por lo que no teníamos que luchar siempre con el mismo personaje, una opción bastante buena.


A día de hoy

Ya hemos comentado que a día de hoy el cartucho ralla a un nivel notable, pero nunca de sobresaliente, quizás exceptuando la diversión ya que a pesar de que al principio es duro el control y puede resultar algo lento, según vamos echándole horas se convierte en un juego muy adictivo y si eres fan de Goku, Vegeta y compañía, mucho más. Podemos decir que a pesar de todo no ha envejecido mal.


El juego se puede adquirir hoy en día a un precio de “ganga” su versión japonesa y completa para super nintendo, pero necesitas un adaptador que cargue los juegos de importación. Está por unos 10-15€. La versión europea será algo más difícil y por supuesto, costosa, estando por los 20-25€ solo cartucho y por unos 50€-60€ aproximadamente completo. Nosotros tenemos la versión Pal, solo el cartucho, pero la japonesa cuando conoces los menús, no suponen un problema para jugar. Si no quieres la versión original y buscas probar el juego busca en internet que en la emulación de la Super Nintendo ya está todo inventado, eso sí, juega con un pad con una cruceta en condiciones ya que si no es así no te saldrán apenas las magias y unos buenos callos. 


Dragon Ball Z Super Butoden es un muy buen juego para comenzar la andadura de Goku en 16 bits en el género de lucha y es muy adictivo. Además, tuvo una campaña publicitaria bastante extensa en revistas españolas de videojuegos debido a lo que suponía la saga de Dragon Ball. 


Conclusión

Dragon Ball Z Super Butoden es un muy buen juego de lucha y en su momento fue muy divertido (y si le tienes paciencia al principio, seguirá siendo). En gráficos es el más flojo respecto a las siguientes versiones que saldrían en Super Nintendo, pero cuenta con la mejor y más fiel historia. Es desafiante, es divertido y controlar a Goku en su día supuso para muchos un gran desembolso y aún hay gente que sigue pensando que mereció la pena. ¿Es mejor que Street Fighter II? No, pero porque aunque compartan género, son experiencias diferentes. Street Fighter es mejor juego de lucha, pero Dragon Ball Z Super Butoden es una experiencia muy divertida ¿Para qué compararlos cuando podemos jugar a los dos?




Volver a ANÁLISIS/REVIEWS
SUPER NINTENDO/SUPER FAMICOM
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Publicar un comentario