Streets of Rage [Análisis]



Nos encontramos en una ciudad apocalíptica y abandonada al crimen organizado bajo el control del infame Mr. X. Bandas enteras de maleantes campan a sus anchas y hacen lo que quieren en esta ciudad. El papel que nuestros protagonistas desempeñarán será esencial para liberar a la ciudad de la tiranía de este villano y de sus secuaces.



PLATAFORMA: Mega Drive/ Sega Genesis
GÉNERO: Beat'em up
Nº DE JUGADORES: 1-2
IDIOMA: Inglés (T)
LANZAMIENTO: 1991
DESARROLLO: Sega
DISPONIBLE EN: Packs recopilatorios de Mega Drive para consolas más actuales (PS2, PSP, Xbox360, PS3) y tiendas virtuales de Wii, Xbox y PSN y cartucho de Mega Drive Mega Games 2 y 6 en 1. 
PRECIO: 10-15€


Tres héroes y un destino

La historia de Street of Rage se centra en Axel Stone, Adam Hunter y Blaze Fielding, tres expolicias que quieren terminar con la tiranía del infame Mr.X. Al empezar el juego podemos seleccionar uno de ellos. Adam Hunter tiene 23 años y presenta una gran fuerza y poderoso salto, pero presenta lentitud para moverse y atacar. Su compañero Alex, de 22 años tiene velocidad y fuerza, pero su punto negativo es que no tiene un gran salto. Y por último, Blaze Fielding, 21 años y la única chica del juego nos sorprenderá con su increíble salto y su capacidad de movimientos, pero su punto débil es la fuerza.


Moviéndonos por las calles

Cuando ya tengamos el control de uno de los personajes observamos que estamos ante un “beat´em up lateral, típico de la época de los 16 bits, en donde con un botón saltamos, con otro golpeamos y con el otro utilizamos la típica “magia” o ataque especial que solían contar todos los juegos de su género. Además, podemos realizar combos de forma sencilla pulsando varias veces el botón de puñetazo o incluso combinarlos con el salto.


Para controlar a nuestros personajes no se requiere de una gran destreza e incluso podemos combinar ataques si estamos jugando a dobles de forma que uno agarra al compañero por detrás y este lanza una patada, siendo un aspecto bastante llamativo.


Street of Rage cuenta con 8 niveles, cada uno de una duración parecida y no muy largos, en donde nos encontramos cientos de enemigos y siempre un jefe final llegando al término del escenario, los cuales son bastante duros, pero con la magia se suelen eliminar pronto. Con el trascurso de la aventura los enemigos son cada vez más duros, diferenciándose en el color respecto a los que había en los niveles anteriores y siendo más agresivos ya que hay momentos que al principio ni nos atacaban. Los enemigos que encontraremos a lo largo del juego serán los siguientes:


Como todo juego la aventura va aumentando en dificultad a medida que avanzamos pero por suerte contamos con numerosos ítems que estarán presentes durante toda la aventura permitiéndonos curar nuestras heridas, coger armas para atacar al enemigo, o incluso bolsas de dinero o lingotes de oro, que nos permiten darnos puntos para cuando lleguemos a los 50.000 o su múltiplo, ganar una nueva vida.


Aspecto técnico

Nos encontramos con unos escenarios bien recreados en dos dimensiones y bastante coloridos los cuales representan las calles perfectamente. Además no pecan de repetitivos, pasando de las calles de la ciudad, a un puente en obras, una playa o incluso estar en un barco o subiendo en un ascensor a un edificio. Los enemigos y los personajes están bien diseñados al igual que los objetos del entorno con los que se interactúa. Quizás pecan un poco de repetitivos pero aún así, el número de enemigos diferentes es bastante elevado.


El juego cuenta con una banda sonora compuesta por Yuzo Koshiro inspirada por la música que se escuchaba en los clubs nocturnos y discotecas de la época. Disfrutaremos de una melodía para cada una de las fases y sin duda, uno de los aspectos destacables del  juego y de un excelente nivel. Los textos están en inglés, lo que no supone ningún problema ya que el objetivo del juego consiste en ir eliminando los enemigos.


La jugabilidad y la diversión son aspectos a destacar. Su fácil manejo unido a otras características como el estar apareciendo enemigos constantemente, la variedad de escenarios, la dificultad ajustada, garantizan la diversión. Además, si jugamos en compañía de un amigo la diversión se multiplica ya que se puede golpear conjuntamente, y el ponerse de acuerdo para cada uno cubrir una zona del escenario y el ponerse de acuerdo para lanzar una magia son sensaciones que los juegos de esta época nos trasmitían.


Un aspecto negativo del juego es la durabilidad, a pesar de no ser tan corto como el Golden Axe, el juego se puede terminar en una hora aproximadamente. Pero en su tiempo no fue un aspecto que influyese mucho a la hora de adquirirlo ya que el juego es perfectamente rejugable ya que puedes pasártelo con diferentes personajes o con un amigo. Además consta de dos finales diferentes, uno que es el final bueno y otro que no lo es tanto.


A día de hoy…

Hay que decirlo claramente: Street of Rage sigue enganchando como el primer día y eso es sinónimo de que ha envejecido bastante bien. Además de este juego salieron en el mercado la segunda y la tercera parte además de salir en las hermanas pequeñas de Mega Drive como son la Master System y Game Gear pero eran mucho más limitados.

 

El juego no es muy difícil de obtener en nuestros días, es más, si tienes una Mega Drive en tus manos es raro que no tengas este cartucho ya que sacaron varios packs de consola como el Mega Games 2 y otro cartucho de 6 juegos en 1. Actualmente podemos encontrarlo en las tiendas virtuales de las consolas actuales y en recopilaciones que salieron para PS2, PC o PSP con juegos de Mega Drive, incluso ha salido un REMAKE de Street of Rage en donde manejamos a los personajes de las tres sagas y por cierto, muy buen juego. Por todo los comentado, Streets of Rage no te será muy difícil el volver a probarlo y su precio es bastante bueno ya que completo para Mega Drive lo puedes encontrar por 15€ aproximadamente, pero se puede encontrar más barato si se busca bien o si se adquiere en algún recopilatorio.


Conclusión

Nos encontramos ante un buen juego para su época, con unos gráficos y sonidos más que aceptables. A medida que vayamos avanzando en el juego, deberemos derrotar a los mismos enemigos una y otra vez, lo que puede resultar repetitivo. El cartucho tiene una buena jugabilidad y la dificultad va aumentando progresivamente con el trascurso del juego. A pesar que en una hora nos habremos pasado el juego, vale la pena darle una segunda oportunidad y jugar con los demás personajes del juego. Además consta de un final común para todos los personajes y uno individual que dependerá de la decisión que tomemos al final del juego. Streets of Rage fue el inicio de una saga bastante buena y que todos los amantes de la generación de 16 bits disfrutamos y muchos hoy en día, seguimos disfrutando.   



Volver a ANÁLISIS/REVIEWS DE
MEGA DRIVE/SEGA GENESIS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Publicar un comentario