Sonic The Hedgehog [Análisis]


El malvado doctor Robotnik (Eggman en Japón) se ha vuelto loco tras no ser reconocido su trabajo en varias investigaciones y decide secuestrar los animalitos de Overland para manipularlos y convertirlos en malvadas criaturas. Para impedir los planes del doctor, contamos con Sonic, un erizo (puercoespín según algunos sitios) azul que tiene unas zapatillas rojas que le permiten alcanzar velocidades de infarto y que está dispuesto a rescatar todos los animalitos de Overland, acabar con los planes del malvado Robotnik y así gana un poco de fama.



PLATAFORMA: 
MEGA DRIVE/ SEGA GENESIS 
GÉNERO: Plataformas
Nº DE JUGADORES: 1
IDIOMA: Inglés (T)
LANZAMIENTO1991 
DESARROLLOSEGA 
DISPONIBLE ENPS2, XBOX360, PS3 (recopilatorios de Mega Drive/ Sega Genesis) y tiendas virtuales (Steam, Nintendo)
PRECIO5€ completo o digital


Sonic y su amiga la velocidad

Velocidad, esa es la palabra que pensabas cuando jugabas a Sonic por primera vez, la sensación de velocidad que inundaba el cartucho era única. Tienes un único movimiento, el salto, el cual se podía ejecutar con el botón A, B o C indistintamente (algo absurdo por cierto) y si vas corriendo hacia una dirección y pulsabas hacia abajo te convertías en una bola, aumentando todavía mucho más la velocidad de nuestro amigo. También puedes empujar objetos si te pones cerca de unos bloques cuadrados y pulsas el botón de dirección hacia éste.

Los momentos frenéticos de velocidad. 
Además, si Sonic saltaba sobre un panel con el dibujo de unas zapatillas rojas, la velocidad se duplicaba, con lo cual, si eres hábil puedes pasarte el escenario en pocos minutos. Aunque como consecuencia de ir tan rápido aumenta mucho más la dificultad ya que los enemigos con tocarte ya te causan daño o la pérdida todas las monedas que hayas recogido.

Adiós a mis anillos.
El mundo de las esmeraldas del Caos

A lo largo del juego en todos los escenarios hay una gran cantidad de monedas que debemos ir recogiendo. Si llegamos al final del acto con más de 50 nos esperará un anillo gigante que si saltamos sobre él nos transportará a un nuevo escenario que podríamos considerarlo como un “bonus”, pero realmente es más que eso ya que tendremos que movernos con habilidad por las paredes como si estuviésemos dentro de un “pinball” e intentar no salir del escenario sin antes coger una esmeralda del Caos que se encuentra en ese escenario. Hay seis en total y son imprescindibles para completar el juego y ver el final “bueno”.

Los niveles de Chaos Emeralds.
Si eres hábil al finalizar el tercer acto puedes tener las 6 esmeraldas del caos, ya que se encuentran estos escenarios en los dos primeros actos de cada fase. Si no fuese posible tienes en la fase 4 y 5 dos oportunidades más por fase correspondientes a los actos 1 y 2 de cada una. Si no las cogieses todas no se acaba el mundo, simplemente verías un final ligeramente diferente, pero no esperéis una gran cosa ya que es una escena de Robotnik y no queremos hacer “spoiler”.

Esos molestos animalitos a la orden de Robotnik

En todas las fases nos encontraremos distintos enemigos que normalmente son derrotados saltando sobre ellos, pero nos encontramos con algunos que no será posible ya que tendrán una protección de pinchos y deberemos atacarles de frente en forma de bola o saltarle justo en la zona que no la tiene protegida. Junto a ellos nos encontramos con pinchos, bolas de magma que salen a la superficie, acantilados, rayos de electricidad y otras posibles amenazas que hacen que la vida de Sonic esté en peligro constantemente.

La lava la conoceremos en Marble Zone.
No podemos olvidarnos que unido a estos peligros si le añadimos la velocidad de nuestro amigo hace que seamos un blanco fácil para los enemigos ya que con solo tocarnos perderemos todas nuestras monedas o moriremos en el caso de no llevar ninguna. Por suerte Sonic siempre que lleve monedas dispondrá de dos toques excepto en el enfrentamiento final. Y cuando le golpean a nuestro amigo puede rápidamente coger alguna de las monedas que se le escapan asegurándose siempre tener dos toques. Estos dos toques pueden ser tres si Sonic encuentra un televisor con una burbuja dentro ya que le protegerá de los golpes, perdiéndola cuando es golpeada una vez. 

La pantalla de la burbuja nos facilitará las cosas. 
Además podemos encontrarnos otros tipos de televisores o pantallas los cuales pueden contener una zapatillas rojas, las cuales nos multiplica la velocidad mucho más; una cara de Sonic, que nos proporcionará una vida extra; un anillo, que tendrá un valor de 10 anillos; y unas estrellas, que nos harán invencible durante unos segundos (aunque si caes a un acantilado mueres igual).

Sonic en el modo "tengo prisa". 
Dificultad ajustada, lo que no quiere decir que sea fácil

La aventura de Sonic consta de 6 fases divididas en 3 actos cada una, una “final zone” donde ocurre el enfrentamiento final, unidos a las escenarios de los laberintos del Caos que son 6 (uno por esmeralda) hacen que el juego tenga 25 niveles. La dificultad va aumentando según vayamos avanzando en la aventura, pudiendo pasarte las 2 primeras fases sin ningún problema y habiendo cogido bastantes vidas y “continues” si has visitado los escenarios de los laberintos del Caos. Pero a partir del mundo 3 ya empieza la cosa a complicarse, en donde debes calcular muy bien los saltos y los enemigos y las zonas con pinchos están presentes constantemente. Como no podemos olvidarnos del querido mundo 4 “Labyrinth Zone” que transcurre la mayoría del mismo en el agua y en donde hay una cuenta atrás para que encuentras una burbuja de aire en pocos segundos porque si no es así morirás ahogado.

Esa música de Labyrinth Zone tan agradable.
Las fases 5 (“Star Light”) y 6 (“Scrap Brain”) son auténticos retos ya que debemos esquivar constantemente rayos, hacer saltos rápidos, tomar posibles caminos… y siempre al final de la fase, en su tercer acto nos esperará Robotnik con su nave, haciendo cada vez el duelo más difícil. Hay que decir que aunque va ganando en dificultad el boss final según las fases, también es cierto que aunque te cueste alguna vida, no son muy difíciles cuando aprendemos el patrón de sus ataques.

Uno de los varios enfrentamientos contra el Dr. Robotnik. 
Uno de los pocos “peros” que le podemos sacar al cartucho es que no hay ningún menú de “Pasword” al principio del juego para poder poner las claves de determinadas fases y poder empezar por ese escenario, el cual nos da tantos quebraderos de cabeza. Esto nos obliga a tener que empezar el cartucho una y otra vez para poder avanzar. Además, Sonic – The Hedgehog no es corto ya que acabar la aventura nos puede llevar alrededor de una hora, según nuestra habilidad y bastante tiempo acabarlo con todas las esmeraldas ya que requieren mucha habilidad cogerlas sin salirse del nivel.


Escenarios coloridos y bellos con un apartado sonoro espectacular

Sin duda, cuando vemos Sonic por primera vez y vemos sus escenarios no podemos dejar de enamorarnos de sus gráficos coloridos y tan bonitos para la vista. Además de los enemigos perfectamente detallados y reconocibles unido a esa banda sonora irremplazable que hace que estés jugando a algo grande.

La melodía de Green Hill es simplemente inolvidable. 
Toda la banda sonora del juego, desde el anuncio de “Seeeeega”, los sonidos que hacen enemigos al atacar o morir, el sonido que hace Sonic cuando se convierte en bola o cuando se frena, la aparición de Robotnik acompañado de su melodía… absolutamente todo el juego no flojea en su aspecto sonoro desde ningún punto de vista y si así fuese, no nos hemos dado cuenta en absoluto. Escuchar las melodías de cada escenario son una auténtica gozada y aunque suene durante toda una fase, en ningún momento se hace pesada. La melodía de “Green Hill Zone” es sin duda mítica y solo con oírla sabemos que estamos haciendo referencia a Sonic. Además, las otras melodias rayan a un excelente nivel: Scrap Brain, Star Light, Labyrinth Zone...  

Pero sabiendo que los gráficos son tan buenos y la música tan mágica, no significa siempre que estemos ante un gran juego, pero en este caso, sin duda lo es. Su fácil manejo ya que con un botón podemos realizar nuestro ataque, la sensación de velocidad de Sonic, los distintos tipos de fases, la dificultad ajustada… absolutamente todo hacen que Sonic sea un juego imprescindible y de los que todos tenemos que jugar alguna vez.

Sonic, el nacimiento de un mito

Alex Kidd era el personaje que mejor representaba a Sega hasta entonces, pero la competencia y su querido fontanero, Mario, estaban imponiéndose y dominando el mercado consolero. Super Mario World a finales de 1990 fue un golpe sobre la mesa y a Sega se le ocurrió contraatacar con Sonic, quien pasaría sin duda a ser la mascota de la compañía, todo un éxito de ventas en consolas y un cartucho “must haveantes, ahora y en el futuro porque seguirán pasando los años y no nos seguiremos aburriendo de este cartucho.

El personaje Alex Kid. 
El éxito de Sonic fue tal que la saga seguiría en Mega Drive con con tres partes más, pero además, saldrían otros juegos de nuestro querido personaje como Sonic Spimball, Sonic 3D y en los diferentes sistemas de Sega, hasta que la caída de Dreamcast provocó que saliese en consolas de Nintendo, Sony y Microsoft, siendo el último juego de la serie el decepcionante Sonic Lost World para Wii U. Incluso tendría varias series de televisión, desde Sonic The Hedgehog, pasando por Sonic X con una estética Anime bastante chula, a la última, Sonic Boom, realizada por ordenador y la cual, tuvo un videojuego en Wii U con el mismo nombre. 

Sonic Boom, el decepcionante juego de Sonic para Wii U
A día de hoy...

Sonic ha envejecido perfectamente. Un juego en 2D normalmente envejece muchísimo mejor que uno en 3D y si su jugabilidad no ha decaído, podemos decir sin ningún miedo que es un juego que te engancha como el primer día.

Sonic nos sigue enamorando como el primer día. 
Siendo un juego tan bueno es normal que esté siempre presente en numerosos “packs” recopilatorios de juegos de Sega que fueron saliendo tanto en Mega Drive como en consolas superiores como PlayStation, Xbox, PS2… Viendo todo esto vemos que jugar a Sonic no es que sea una tarea muy difícil por lo que sinceramente, si no lo has jugado, cosa que dudamos, échale el guante y es de los pocos juegos que original y completo, te puede salir por 10€ o incluso un poco menos. En Steam también está disponible tanto la aventura como los packs recopilatorios por lo que no hay excusas. 



Conclusión

A lo largo del análisis hemos ido diciendo todo lo bueno de nuestro querido amigo y lo malo… aunque realmente no hemos dicho apenas nada de esto último. ¿Será por qué no le hemos encontrado nada? Es cierto que no hay “paswords” en el juego pero llegamos a pensar que Sega no los puso para que jugásemos siempre a su “Green Hill Zone” o disfrutásemos siempre de la aventura desde el comienzo. En definitiva, por gráficos, banda sonora, jugabilidad, duración, ajustada dificultad, el carisma del personaje… Sega hizo una obra maestra con este Sonic – The Hedgehog. 





Volver a ANÁLISIS/REVIEWS MEGADRIVE/ SEGA GENESIS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. muy buena revision.estaba buscando el boton de +1 de google+ y no lo encontre.seria bueno q lo integraran.
    buen blog.

    ResponderEliminar
  2. Sonic me trajo bonitos recuerdos.

    ResponderEliminar