Castle of Illusion [Análisis]


Erase una vez un ratón que responde al nombre de Micky que se encontraba en medio del campo con su angelical novia (Minie) felizmente disfrutando de la naturaleza y en un lugar donde todo transcurre en paz y armonía hasta que un día aparece una malvada bruja (Mizrabel) y la secuestra para realizarle un conjuro y convertirse joven y bella a cambio de que la ratoncita se vuelva horrible y vieja. Qué putada. Aunque tenga cara de bueno eso no se hace y Micky se pone en su busca para rescatar a su compañera y acabar con Mizrabel aunque tenga que ir a su mismísimo castillo. Esto es Castle of Ilusion. 



PLATAFORMA: Mega Drive/ Sega Genesis
GÉNERO: Plataformas
Nº DE JUGADORES: 1
IDIOMA: Inglés (T)
LANZAMIENTO: 1990
DESARROLLO: Sega
DISPONIBLE EN: Master System, Game Gear y en formato digital el remake para PS3, XBOX360 y PC.
PRECIO: 15€ (completo)

Micky Mouse al rescate

Micky llega al castillo y antes de entrar se encuentra con alguien que le dice que Mizrabel pretende realizar un conjuro que le permita cambiarse el cuerpo con Minie y que para evitarlo, debemos conseguir las 6 gemas arcoíris para poder derrotarla y poder rescatar a nuestra querida amiga, pero no será fácil y debemos ser cuidadosos ya que están custodiadas por los maestros de la ilusión. Sin tiempo que perder entramos al castillo y nos encontramos con varias puertas. Cada puerta se corresponde con un mundo y no podremos atravesarlas hasta que completemos el mundo anterior. Pues manos a la obra.


Una vez entramos en la primera puerta nos situamos en un bosque acompañado de una música muy animada y mágica típica del mundo Disney y en donde nos encontraremos pequeños árboles que avanzan hacia nosotros, pequeños champiñones y pequeñas plantas carnívoras, eso de momento, ya que cuando continuamos por los actos en los cuales se dividen los mundos, aparecerán pájaros, fantasmas, arañas… Micky no lo tendrá fácil y esto es sólo en el primer mundo.


La forma de derrotar a los enemigos es saltando y pulsando el botón de pad hacia abajo o pulsando el botón de nuevo para caer sobre ellos con el trasero y así acabar con ellos. ¿No es más fácil con los pies? Pues parece que no para los creadores, aunque tiene cierto encanto acabar con ellos así. Junto al botón del salto, el otro movimiento de Micky es lanzar manzanas, pero también puede engancharse a lianas y balancearse saltando sobre ellas.


En el menú de Micky se aprecian los toques de vida, que empezamos con tres y se pueden ampliar hasta cinco si se cogen unos ítems con forma de estrella. Además puede encontrar otros ítems como son las manzanas que puede lanzar a los enemigos aunque son limitadas, el ítem con las orejas de Micky que nos aportarán una vida, una bolsa pequeña que equivalen a 10 manzanas y gemas que nos aumentan nuestra puntuación.

Magia Disney

Hemos comentado el primer mundo, pero Castle of Ilusion cuenta con 6 mágicos mundos, de tonos coloridos y alegres los primeros y con tonos más oscuros según nos acercamos a la habitación de Mizrael. Los escenarios son muy originales y nos trasladan a un mundo de juguetes, a una biblioteca gigante o al interior de una botella, sin olvidar las típicas mazmorras. Como la gran mayoría de juegos de plataformas, al final de cada mundo nos espera un jefe final.


El mundo 2 es el mundo juguete en donde los soldaditos de plomo estarán por todo el escenario y no suponen un gran problema. Debemos ir ascendiendo por bloques de juguete esquivando o acabando con los soldaditos, las cajas sorpresa y los aviones de juguete para conseguir una llave que abrirá la puerta que dejamos abajo para pasar al siguiente acto. Luego continuamos por la misma zona evitando hundirnos en gelatina y tendremos que tener cuidado con unos molestos payasos en bicicleta. Finalmente el acto termina con el escenario invertido donde podremos andar por el techo o por el suelo, pero nuestros movimientos son más difíciles de controlar. Un mundo realmente excelente en su diseño y su originalidad y hasta el jefe del final de mundo, un payaso boxeador con muelles, sigue la línea del mundo.


El mundo 3 llevará a nuestro héroe a otro bosque en su primer tramo donde champiñones, murciélagos y pirañas serán nuestra gran amenaza. Además los puentes se desploman cuando pasamos sobre ellos así que Micky debe ser rápido para no caer al agua. Cuando pasamos esta zona nos introducimos en el interior de un templo, con cataratas, murciélagos por todos lados y donde los saltos deben ser calculados milimétricamente, lo cual nos confirma todo lo que pensábamos al principio del juego: el control es excelente e incluso en los saltos más precisos responde de manera esplendida. La última parte del mundo debemos ser rápidos y subir a los bloques que encontremos en alto para que la corriente del agua no nos arrastre al principio y vayamos perdiendo toques de vida. Una vez superado este último obstáculo, nos encontramos con el jefe del mundo 3, una especie de mutante que nos recuerda a un gremlin.


El mundo 4 es otro de los mundos más sorprendentes y originales de Castle of Ilusion de principio a fin. Comenzamos en una estantería gigante, con sus libros, botellas, letras que nos atacan, gusanos…y si entramos en una botella nos trasladamos a un dulce escenario saltando por trozos de tarta y pasteles que se hunden hasta llegar al final de este pequeño nivel y poder coger una nueva gema y salir de la botella y continuar nuestra aventura por las estanterías.


De vuelta a las estanterías, continuamos el ascenso colgándonos por lámparas, derrotando aviones de juguete, gusanos, esquivando libros que nos caen del techo, las molestas letras saltarinas… Además podemos introducirnos en el interior de tazas esquivando mientras nadamos los azucarillos o una última botella en donde nos esperará el jefe del mundo 4, un molesto dragón que además de esquivar sus movimientos e intentar atizarle la cabeza, debemos tener cuidado de no caernos de los trozos de pastel.


El mundo 5 nos advierte de que estamos cerca de los aposentos de Mizrabel y por ello, los peligros se multiplican y el tono oscuro predomina en los escenarios. Nos situamos en el castillo de Mizrabel y nos encontraremos constantemente con soldados con armadura (tanto en movimiento como aparentemente inmóviles), murciélagos, bloques de piedra que caen del techo, lodo… pero esta es la primera parte del mundo 5. Luego tendremos que nadar con pirañas contra la corriente y terminaremos ascendiendo por un mecanismo de reloj el cual nos recuerda mucho al primer Castlevania, para llegar al jefe de este mundo, un gigante al que tendremos que provocar para instantes antes de golpearnos, saltarle encima.


Una vez superados estos obstáculos ya tendremos las 7 gemas de colores que nos permitirán formar el puente con forma de arcoíris para acceder a la habitación en la cual tiene Mizrabel capturada a Minie y el enfrentamiento final.


En resumen, todos los mundos lucen muy bien. Algunos son muy originales y coloridos y sin olvidarnos del factor diversión. Otros niveles son oscuros, pero su atractivo sigue intacto y el encanto de Micky sigue presente y si no es asi, deja el ratoncito sin moverse en el sitio unos segundos y te hará un movimiento de cintura bastante gracioso. 


Una aventura para todos los públicos

A comienzos de los años 90 tuvieses la edad que tenías jugabas a lo que tenias delante y te gustaba fuese peor o mejor. Ahora te dicen que juegues a Castle of Ilusion y si no conoces para nada el juego, sabes que es de Micky y encima estás creciendo en un mercado colapsado por Shooters y aventuras sandbox, lo tildarás de infantil (que lo es), pero te estarás dejando una excelente aventura, divertida, mágica y que engancha de principio a fin tengas la edad que tengas.


Castle of Ilusion tiene unos gráficos excelentes para la época e incluso ahora nos parecen excelentes para una consola de 16 bits que llevaba muy poco en el mercado, unas melodías que suena estupendamente y hasta los sonidos de patear o “culear” a los rivales o cuando cogemos los objetos resultan agradables. Y es que todo en Castle of Ilusion nos fascina y por ello apareció al principio como el buque insignia de Mega Drive hasta que llegase el famoso erizo azul.


La jugabilidad es excelente ya que se controla a Micky de forma muy sencilla y precisa por lo que acompañado de los escenarios y las melodías, hacen que la diversión sea muy alta. La duración es un aspecto en el cual cojea el juego ya que no es difícil y 6 mundos nos parecen pocos y aunque algunos se dividan en 3 y 4 subniveles más un jefe final, queríamos un mundo o dos más, a pesar de que completarlo puede llevarnos sobre los 45 minutos de tiempo, un tiempo más que aceptable.  

A día de hoy

Juegazo como el primer día. El problema que tiene es muy claro: crecer con sony y Microsoft que ha creado auténticos “monstruos” gamers de juegos hardcore y hace que a muchos usuarios no les guste sumergirse en aventuras retro tan “desfasadas” y si encima le dices que sustituyan su “COD” por el ratón Micky puede sonar bastante raro e incluso a ver si los miran mal en la escuela... Unido a esto, si a la dificultad que no es elevada ya que los enemigos con un golpe son historia excepto los jefes, le añadimos la durabilidad, es evidente que nos quedamos con ganas de más. Por suerte, Castle of Ilusion o mejor dicho, las aventuras de Micky continuarían en otros cartuchos que incluso compitirán a la misma altura que este cartucho e incluso llegan a superarle en algunos aspectos.


Los jugadores retro y los de las generaciones actuales que han crecido con Micky y saben la grandeza del cartucho estamos de enhorabuena ya que en el 2013 salió el remake de Castle of Ilusion y aunque es un juego que no llega a estar a la altura de este y encima es algo caro (12-15€), mantiene la magia pero no ese buen control y encima parece corto. En Internet se puede encontrar fácilmente el juego original completo (con su caja y manual) de segunda mano por unos 15€ o incluso algo menos si se busca bien y encima completo. Si se tiene el sistema de Mega Drive en casa sería raro no tener el juego, pero si fuese el caso no deberías dudar y hacerte con el, pero ten cuidado ya que están inflando últimamente los precios y aunque es un juegazo, este Castle of Illusion es similar a Sonic, es decir, siempre lo vas a encontrar. Si lo encuentras caro, ten paciencia y sigue buscando. Su precio adecuado es de 12-15€ y nunca sobrepasar los 20€. 


Conclusión

Castle os Ilusion fue el icono de Sega hasta la llegada del erizo. Si has jugado a una Mega Drive y has jugado a Sonic, la segunda aventura plataformera que debes jugar es sin duda Castle of Ilusion. Mágicos niveles que atrapan, la simpatía del personaje, control muy bueno, enemigos acordes a los escenarios, la música y es muy muy divertido. Castle of Ilusion debe estar en cualquier ranking de juegos recomendados para la consola de Sega de 16 bits e incluso en rankings de juegos que debes jugar alguna vez.



Volver a ANÁLISIS/REVIEWS
MEGA DRIVE/SEGA GENESIS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Publicar un comentario