Aladdin [Super Nintendo] [Análisis]



Cuando Disney nos sorprendía con la gran película de animación de Aladdin allá por el año 1992, Disney cogida de la mano de Capcon hicieron esta versión para la consola de 16 bits de Nintento. ¿Estará el juego a la altura de la película?  




PLATAFORMA: Super Nintendo/Super Famicom
GÉNERO: Plataformas
Nº DE JUGADORES: 1
LANZAMIENTO: 1993
DESARROLLO: Capcom
DISPONIBLE EN: GBA
PRECIO: 10-15€ (cartucho); 20€-25€ (completo)



Aladdin, el diamante en bruto

Nos situamos en Agrabah, ciudad de misterio y de encantamiento en donde le sucedería una gran aventura a un joven tras encontrarse una lámpara mágica. El inicio de la aventura se sitúa en el desierto, en donde un malvado brujo, Jafar, busca la lámpara mágica que se encuentra escondida en la cueva de las maravillas. Tras encontrar la cueva e intentar entrar descubre que sólo puede hacerlo una única persona cuya nobleza en su interior sea igual a un diamante en bruto. Y ese es Aladdin, el protagonista de esta aventura.


Gran Alí, Principe Alí, Ali Ababua

Comenzamos en el mercado de Agrabah (al igual que en la peli) en esta aventura plataformera, controlando a nuestro personaje por escenarios de scroll lateral y haciéndonos con los primeros controles. Los controles son sencillos y de fácil manejo. Con el botón A lanzamos manzanas que nos sirve para aturdir enemigos (personas) o derrotar animales y pequeños enemigos, con el botón B saltamos, manteniendo el botón Y junto con el pad de dirección corremos más rápido y con el botón R flotamos en el aire cuando consigamos la manta a los pocos minutos de comenzar la aventura. Además de esos movimientos, Aladdin puede colgarse a cornisas y saltar mucho más alto cuando mantenemos el botón de carrera y posteriormente pulsamos el salto.


Aladdin cuenta con tres toques de vida, pero si nos caemos por barrancos, al agua o a lava (dos veces seguidas) acabará muriendo. Según vaya avanzando la aventura, si recogemos 100 gemas verdes (las rojas puntúan doble) obtendremos un indicador más de corazón. Además, hay en determinados escenarios objetos con forma de corazón que aumentan el indicador en un hueco más. Las vidas no suponen ningún problema ya que aunque comencemos con dos vidas, en seguida iremos consiguiendo mucha más con el objeto de la lámpara o con los bonus, que son escarabajos voladores que si los cogemos y finalizamos el escenario accederemos al mismo y que consisten en una ruleta al azar en donde se puede conseguir continuaciones, vidas, rellenar la vida o ganar indicadores de corazón.


A lo largo de cada escenario se pueden encontrar unas gemas rojas, escondiéndose diez en total por cada parte de los dos o tres niveles que compone un escenario. Si la coges todas no recibes nada a cambio, sólo que al final del juego si has encontrado entre 50-70 aparecen los créditos junto con escenas de la aventura. Solo sirven para sentirte como que has completado el 100% del juego. En nuestros días sería un logro de la XBOX360 o un trofeo de PS3, eso que gusta tanto a los jugadores actuales… que arrebata la verdadera esencia del juego.  


Los peligros de Agrabah

Durante la aventura nuestro personaje se encontrará con varios enemigos y peligros desde soldados del Sultán, arqueros, lanzadores de espadas… hasta animales y bichos como murciélagos, serpientes, escorpiones o cabezas de calaveras transportadas por el pájaro Jago. Realmente los enemigos son muy fáciles y asequibles y no suponen ningún reto ya que todos con un toque se derrotan (Saltando encima o lanzándoles manzanas) excepto los “jefes finales” que son 3 en todo el juego, uno en el escenario primero y los dos últimos son Jafar (algo muy escaso y raro tratándose de Capcom).


Los obstáculos y saltos que se encuentran en los escenarios no son tampoco muy difíciles de realizar siempre que no vayas muy loco moviéndote por los escenarios. El reto que pueden suponer lo encontramos cuando intentemos saltar sobre un enemigo intentando coger una gema roja o un ítem, mientras que abajo hay un acantilado, agua o fuego, pero aún así tendremos nuestra sábana para flotar y descender y así evitaremos el riesgo de una muerte segura.


Encontramos escenarios donde aumenta la peligrosidad como determinadas partes del escenario del Genio, aquellos en los cuales corremos por la cueva de las maravillas mientras esta se derrumba o cuando intentamos salir pitando en alfombra mágica (uno de nuestros momentos preferidos junto con la bonificación en alfombra) siendo perseguidos por el fuego. Pero con un poco de práctica se completan sin problemas y es que, aunque nos dejásemos varias vidas en algún escenario, si vamos cogiendo bonus, tendremos 4 o 5 continuaciones, haciendo la aventura bastante factible incluso la primera vez que la jugamos. 


Escenarios bien recreados, pero…

Los escenarios del juego están bastante bien y están bien recreados y detallados. Hay críticas en internet y comentarios en algunas revistas especializadas que en su momento le puntuaban negativamente a algunos de los mismos por carecer de sentido en la historia como los escenarios del Genio de la lámpara o en el interior de la pirámide y realmente, aunque no aparezcan en la película, el primero es muy adictivo, colorido y divertido y suponemos que lo pusieron para aprovechar la banda sonora del juego (de sobresaliente por cierto). Y el segundo aparece como parte de la historia diciendo que Abu se cae de la alfombra hacia el interior de las ruinas de una pirámide cuando salen de la cueva junto al genio y aunque no sea muy original, suponemos que lo pondrían para darle vida al juego.


Si este es un aspecto negativo por algunos “especialistas” sobre algunos escenarios, el resto se merecen un gran reconocimiento ya que nos transportan a los lugares de la película de animación, pasando por la calles de Agrabah, continuando por los accesos a la cueva de las maravillas, su llegada al tesoro en donde encuentra la lámpara y la alfombra mágica (gran momento por cierto) y la salida de la misma y luego el palacio del Sultan y los esbirros de Jafar mientras nos acercamos a sus aposentos.


Una pega que ponemos es que lo que parece al principio un planteamiento de 3 fases por escenario más una con un jefe al final, cambia luego por dos por escenario tanto en el acceso a la cueva de las maravillas como en la huida, a tres de nuevo en el mundo del Genio y de la pirámide, un escenario de bonus de paseo con la alfombra (muy chulo) y los aposentos de Jafar, siendo 3 fases y el enfrentamiento final en un escenario final. Aunque parezca que son 19 niveles, un número más que aceptable, la dificultad y el paseo que supone algunos de los mismos hace que se nos antojen muy escasos.


Pensamos que los escenarios del principio que siguen el argumento están bastante bien y que los inventados, aunque pueden encajar, podrían haber inventado alguno más o alguna trama más. Por ejemplo, un escenario en donde se vea a Aladdin llegando al castillo vestido de Principe y va esquivando a la gente por la ciudad o algo por el estilo antes de llegar a Jasmín o incluso algún nivel con la alfombra antes del bonus, alguno más de Agrabah… Quizás no querían los desarrolladores inventarse demasiada trama.


En un mundo ideal…

Si hay un aspecto de sobresaliente es sin duda es la banda sonora del juego. Las melodías que suenan durante los escenarios de Agrabah, los niveles del Genio y el paseo en alfombra son las melodías de la película de animación haciendo la aventura muy agradable y animada junto con los coloridos escenarios.    


El resto de melodías están bastante bien aunque no tengan que ver nada con la película y se adaptan muy bien al juego. Los sonidos se ciñen a coger objetos, el ruido de los enemigos, los golpes de nuestro protagonista o sus gritos al recibir daño. Son los típicos de las aventuras de esta generación de consolas.



Aspecto técnico

Hemos comentado que el aspecto sonoro del juego es excelente y que los escenarios están también a un nivel alto. La jugabilidad es bastante buena ya que el juego es muy adictivo y fácil de controlar a nuestro personaje, pero encontramos el grave problema de que el juego es muy corto (aunque parezcan bastantes niveles la cifra de 19) y puedes completarlo en menos de una hora. Esto puede verse debido a su dificultad más bien baja y el exceso de continuaciones que podemos llegar a tener en momentos durante nuestra aventura. Encima, nos facilitan nuestra aventura por si un día gastamos todas nuestras continuaciones (que es raro) tenemos al final de cada escenario un “Pasword” para empezar por el escenario siguiente la próxima vez. 



Un aspecto que no hemos mencionado y que nos mete de lleno en la historia es que cuando completamos un escenario se nos muestran escenas fijas con texto para ir siguiendo la historia e introducirnos en la siguiente zona. No son escenas excelentes pero están bastante bien y así sabemos el por qué de cada zona. 



Existen también pequeños detalles como la presencia del monito Abu durante toda (o casi) la aventura al lado nuestra y desplazándose por los escenarios junto a nosotros. Incluso en el primer jefe lo vemos apoyándonos desde la altura de un toldo para que peleemos. La verdad que es muy divertida su presencia y para mucho puede pasar inadvertida al centrarse en el control del personaje principal.



Sobre la rejugabilidad del juego, el conseguir todas las gemas rojas puede suponer un motivo, pero con un poco de práctica se conseguirá. Además, no existe un sistema de puntuación (a la vez que consideramos innecesario) por lo que una vez pasado el único motivo para volver a jugarlo es la diversión que nos aporta durante casi una hora y la verdad, que es suficiente motivo para jugarlo.



A día de hoy…

Quizás por tener que competir con la versión de Virgin de Mega Drive, muchos jugadores no lo valoraron como realmente merecía. A principios de los 90 estaba la batalla entre los “Segueros” y los “Nintenderos” donde cada uno barría para su casa y de ahí que no se fijasen en el rival de la competencia, aunque la crítica hablaba mucho mejor del de Mega Drive o mejor dicho, no se oía cosas en contra del de la Super, pero sí de lo bueno que era la versión de Virgin.


Además de la versión de Mega Drive salieron otras para las versiones de 8 bits, y como curiosidad, una versión pirata para la Nes de Aladdin, que resulta ser una réplica de este de la Super Nintendo. El más actual fue sin duda la versión que saldría para la GBA que sería exactamente igual a esta, pero con algunas de las músicas cambiadas.


Pero a lo que nos interesa, ¿Es divertido a día de hoy? ¿No está muy desfasado? Sin duda te divertirás con el cartucho. Es un juego muy adictivo y bastante bueno con muchas cosas buenas como unos buenos gráficos, una excelente banda sonora y una muy buena jugabilidad. Además, sigue siendo igual de bueno que el primer día y no te aburrirás. A la hora de obtener el juego aunque no lo encontremos en las tiendas virtuales de Wii, se puede encontrar para GBA, aunque será difícil, y el propio cartucho para la Super Nintendo, el cual, podremos encontrarlo en tiendas de segunda mano por 10-15€ solo el cartucho. Antes estaba a un precio inferior, e incluso por 6€ encontrabas el cartucho, pero últimamente no paran de INFLAR los precios. Ahora completo ronda los 20-25€ como mínimo y según su estado de conservación, puede estar incluso a 35€-40€. Nunca pagues esa burrada a no ser que le tengas muchas ganas ya que por 20€ se puede encontrar completo y el cartucho por menos de 10€ si se busca bien.  



Conclusión

Aladdin es un más que digno representante de la película de animación y viene respaldado por la gran Capcom. ¿Es mejor que el de Mega Drive? Eso depende de los gustos, pero lo que tenemos claro es que no es para nada un mal juego y tiene muchas cosas buenas como unos bonitos escenarios, buena música, la historia sigue una línea respecto a la película y es muy divertido. Si puedes jugarlo y todavía no lo habías hecho, hazlo ya que es un gran juego.


Volver a ANÁLISIS/REVIEWS
SUPER NINTENDO/SUPER FAMICOM
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Publicar un comentario