The Revenge of Shinobi [Análisis]



Tras Shinobi, el juego que salió para recreativas, ordenadores y consolas de 8 bits, Joe Musashi vuelve a la carga, pero esta vez su aventura no consistirá en rescatar niños si no en  salvar a su amada y vengar la muerte de su maestro. La venganza ninja ha comenzado. 




PLATAFORMA: Mega Drive/ Sega Genesis
GÉNERO: Acción
Nº DE JUGADORES: 1
IDIOMA: Inglés (T)
LANZAMIENTO: 1989 (JP), 1990 (EU)
DESARROLLO: Sega
DISPONIBLE EN: Packs recopilatorios de Mega Drive, PS2, PS3, XBOX360, PSP.
PRECIO: 15-20€ (completo); 10€ en cartucho recopilatorio de Mega Games



La venganza de Joe

En el siglo XX, un malvado sindicato del crimen llamado “Zeed” (“The Ring of Fire” en su versión de Master System) fue derrotado por los poderes del maestro ninja Joe Musashi. Todo parecía indicar que el mundo estaba a salvo pero tres años más tarde apareció una nueva organización del crimen mucho más terrible y con un poder sin igual. El mundo se estaba tiñendo de oscuridad con el retorno de Neo Zeed y mucho más cuando dedicaron todos sus esfuerzos a destruir la amenaza que le suponen los ninjas. Tras el ataque de Neo Zeed a los ninjas, muchos fueron asesinados y entre ellos, su sensei, quien antes de morir le dijo a Joe que Naoko, su novia, había sido secuestrada por la organización. Por sus camaradas, su maestro y para rescatar a su novia, Joe comienza su aventura de venganza.


Comienza la aventura

Estamos ante la primera aventura de Joe en la consola de 16 bits de Sega y nada más comenzar la aventura eso se nota. Musashi está bien recreado con su traje ninja y es de gran tamaño el personaje, escenarios detallados y con toques oscuros y control mejorado y más completo, ya que ahora tenemos un botón para la magia (que ya disponemos de ella siempre desde el principio, aunque es limitada a un uso, a no ser que cojamos algún ítem que nos aporte una nueva), un botón de ataque (lanza shurikens desde la distancia o ataque cuerpo a cuerpo si está un enemigo cerca) y un botón de salto (que si pulsamos dos veces, salta más alto, sustituyendo este movimiento al salto alto que teníamos en la versión de MasterSystem). Si realizamos el salto doble con el ataque, realizará Joe un ataque giratorio lanzando 5 shurikens, el cual es bastante útil para acabar con enemigos, pero tenemos el inconveniente de que gasta 5 shurikens por lo que si no lo controlamos, podemos quedarnos sin nuestro ataque de larga distancia muy pronto. 


A diferencia de la versión anterior, ahora no tenemos shurikens ilimitados y debemos tener mucho cuidado y no lanzarlos al azar, haciendo más difícil la aventura. Al igual que la versión domestica anterior, Joe comienza con una barra de vida, que se irá ampliando conforme avanza en la aventura. Además, el camino se verá facilitado con la ayuda de las magias o ninjutsus que Joe puede invocar ya que los escenarios que nos resultan muy difíciles pueden verse facilitados con ellas, ya que pulsando “Start” y moviendo el pad a la derecha podemos elegir entre 4 disponibles: arte del rayo o ninjustu de ikazuchi (Joe será invencible hasta que recibamos varios ataques enemigos y volvemos a la normalidad), arte del fuego o ninjutsu de Karyu (ataque de fuego), arte de flotar o ninjutsu de Fushin (capacidades incrementadas como saltar más alto, eres más rápido y ligero) y arte de pulverizar o ninjutsu de Mijin (Joe se clava la espada y explota haciendo daño al rival). 


También encontraremos numerosos ítems de vida, shurikens, power-ups, entre otros objetos, escondidos en cajas que debemos de romper, pero que si no somos rápidos y los cogemos, desaparecerán. 


Ocho escenarios de dificultad creciente y… desesperante

Hasta ahora todo parece beneficiar a Joe: barra de vida, magias, objetos que encontramos… pero lo realmente fastidioso del juego son algunos escenarios y sobre todo los enemigos, y no porque sean duros de pelar (qué algunos también), sino que hay saltos que cuando los realizamos nada más llegar a la plataforma de enfrente te espera un enemigo y si no lo sabes porque es la primera vez que llegas ahí, recibirás un disparo, fuego de un lanzallamas, un shuriken u otro objeto enemigo que te atacará y te puede tirar al precipicio o al agua. Perder vidas está garantizado en este juego y es que te pone de muy mala leche encontrarte a un enemigo justo cuando saltas una plataforma o incluso varios y que con rozarte te irás al precipicio.

Los enemigos al principio no son gran cosa, pero luego debes ir memorizando donde están cada uno de ellos para saber cómo acabar con ellos antes de que te cuesten una vida. Ninjas, soldados del ejército, karatekas, chinas que practican artes marciales, angelicales monjas que luego nos atacan, samuráis, ninjas que vuelan… todos estos enemigos no son nada comparado con algunos jefes finales ya que salvo contadas excepciones, todos son muy duros de roer y presentan algunas peculiaridades como enfrentarse a un dinosaurio (¿godzila?), un musculado que se va poniendo verde a lo increíble Hulk o incluso Spider-Man (ahora se entiende lo de los créditos del principio).


La venganza de Musashi se lleva a cabo durante 8 escenarios con 3 fases cada una, siendo la última un jefe final. Este patrón es el mismo que teníamos en la aventura anterior de Joe, pero ahora hay 24 fases en total, mientras que en Shinobi, habían 18. Cada escenario está muy bien detallado y transcurre en lugares diferentes:

Escenario 1: Transcurre en Japón en un bosque de bambú en la primera fase y luego continúa en el interior de edificios que se encuentran en este bosque. El jefe final es un samurái.


Escenario 2: Nos trasladamos a unas cataratas donde la precisión de los saltos es fundamental. Luego pasamos a las calles de Tokio. El jefe final es un ninja en… una discoteca.  


Escenario 3: Joe se encuentra en una base militar y al final del escenario le esperará un superordenador controlado por un cerebro.


Escenario 4: Transcurre en un desguace y una fábrica de Detroit. Al final del escenario nos esperará un musculado que nos lanzará coches y trozos de chatarra.


Escenario 5: Debemos subir un rascacielos y luego avanzar por una autopista esquivando los coches y derrotando enemigos. Nos espera un coche blindado al final del escenario.


Escenario 6: Estamos en barrios de China y luego nos trasladamos encima de un tren. El jefe es un personaje de ¡Marvel! (Spiderman).


Escenario 7: Transcurre por un puerto neoyorquino y en una fábrica. Al final del escenario nos esperará Godzilla.


Escenario 8: Último escenario en donde empezamos en otro puerto, pero este pertenece a la fortaleza Neo Zeed. Luego tenemos un complicado laberinto de pasadizos y por último el jefe Neo Zeed.


Pasemos a lo técnico

The revenge of Shinobi es un juego de 1989 y con ese dato y calculando que tiene más de 20 años, tenemos que decir que gráficamente ha envejecido francamente bien. Los personajes están bien detallados, son bastante grandes y están bien animados. Los escenarios son bastante oscuros en su mayoría, pero nos sumergen por completo en la aventura y aunque no son excelentes, tienen un nivel más que notable. 


El aspecto sonoro es de sobresaliente, ya que los sonidos están bastante bien cuando escuchamos el lanzamiento de objetos, las explosiones, los ataques… incluso la risa del malo malísimo Neo Zeed nos gusta y mira que es repetitiva durante la aventura (por las veces que podemos morir y la escuchamos en la pantalla de “Game Over” o en el enfrentamiento final). Pero este aspecto no sería tan bueno si no fuese por la gran banda sonora de Yuzo Koshiro, compositor de grandes bandas sonoras de videojuegos (cómo no recordar esa prodigiosa música en Streets of Rage.

Los controles de Joe son bastante buenos, aunque hay veces que no son muy precisos y nos cuestan más de una vida. Por ejemplo, cuando tenemos que hacer el doble salto… la de vidas que nos empezamos dejando en el segundo escenario, el de las cataratas, por que el salto no salía cuando lo realizábamos. Además, este salto es realmente útil ya que nos permite atacar con cinco shurikens a la vez y si no funciona seremos más vulnerables. La jugabilidad se ve algo mermada cuando empezamos a perder vidas de esta forma ya que no es que suponga un reto ese salto en concreto, sino que el control no responde como queríamos. A pesar de eso, el juego es muy adictivo y nos engancha hasta superar ese obstáculo que se nos resiste.


La dificultad del juego es bastante “cambiante” ya que en el primer escenario nos paseamos, pero es que en el segundo podemos dejarnos fácilmente 3 vidas y luego más adelante en otro escenario pasar limpio. Algunos jefes finales son un paseo como un coche acorazado o un superordenador, pero en cambio, en escenarios anteriores nos habremos enfrentado en el escenario 2 a un ninja (Shadow Dancer) en una discoteca que era más difícil o incluso a un hombre-robot musculado que también era más peligroso. Asimismo, no podemos olvidar los escenarios en donde hay que saltar barrancos o caídas al mar, ya que nos suponen pérdidas de vidas constantes. La venganza de Musashi no será fácil y este juego es todo un reto para los jugadores más hardcore.


Joe puede acabar su aventura alrededor de una hora u hora y media, pero si es la primera vez que juegas o llevas tiempo sin hacerlo, no esperes conseguirlo a la primera, ya que hay que memorizar muchos saltos, la localización de los enemigos, nuestro patrón de movimiento para avanzar… este juego no es para pasárselo en un día, sino con muchas horas a sus espaldas. Hay juegos actuales que los completas en 10 horas y este juego que lo puedes acabar en menos de 1 hora, te puede llevar para completarlo el mismo tiempo que un juego actual e incluso duplicarlo. Y esperemos que tu adicción a superar la aventura no se resienta demasiado con la multitud de muertes y fracasos de nuestro protagonista ya que ha habido veces que hemos tenido que apagar la consola y no tocarla hasta el día siguiente porque nos resultaba imposible avanzar en un momento determinado y nos frustraba bastante.


A día de hoy

A Joe le sentó bien los 16 bits de Mega Drive y siendo uno de los primeros juegos de su catálogo tiene aún más mérito ya que ha habido muchos juegos que salieron después y no están a su altura. Ya hemos comentado el juego y la verdad es que a pesar de la dificultad, nos engancha y mucho.


Además de ser un juego tan bueno lo podemos encontrar en la tienda online de XBOX en un recopìlatorio con Alex Kidd y Supe Hang-On por menos de 10€. Además hay numerosos “packs” recopilatorios de juegos de Sega que fueron saliendo en Mega Drive y salen más barato que conseguir el juego únicamente. Además viene acompañado con otros grandes juegos como Golden Axe o Streets of Rage. Jugar con Joe no es tan difícil como completar su aventura. Como curiosidad decir que en los packs actuales que salieron en la penúltima generación, tanto en PS3 como en XBOX, este Shinobi no vendría en el mismo, mientras que su segunda y tercera parte sí.

  
La saga de Musashi comenzó en recreativas con Shinobi, luego de adaptaría a consolas y ordenadores de 8 bits y continuaría la saga con dos versiones más en Mega Drive (Shadow Dancer y Shinobi III), que subirían el listón y mantendrían la dificultad.

 

Conclusión

Joe debuta en Mega Drive con buen pie. Roza el sobresaliente pero no llega a él debido a algunos fallos de control y la dificultad en determinados escenarios para el jugador medio (e incluso experto) siendo la aventura de Musashi todo un reto para el jugador que le mantendrá enganchado hasta completarlo si no lo abandona frustrado. Aún así, pruébalo.



Volver a ANÁLISIS/ REVIEWS
MEGA DRIVE/ SEGA GENESIS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. No puedes valorar un juego menos por tener dificultad, estas posicionandote con la industria actual de los videojuegos, en la que los juegos se hacen lo mas facioes posible.

    ResponderEliminar
  2. Hola MaziusC! Al contrario, tener dificultad lo valoramos positivamente. Lo negativo en este caso en concreto es que muchos jugadores pueden abandonarlo porque les desespere, pero a nosotros nos encanta Musashi :) Tampoco estamos en contra con la industria actual, como todo, tiene cosas mejorables y tanto check-point sin duda le quita la gracia de antaño. Son épocas ;) Gracias por comentar

    ResponderEliminar